REFLEXIONES SOBRE EL AMOR EN “LOS DOS HIDALGOS DE VERONA”
(THE TWO GENTLEMEN OF VERONA)

 

WILLIAM SHAKESPEARE (¿1591?)

En esta obra, una de las primeras comedias que escribiera, llega a reflexiones satíricas, irónicas y acidas sobre el Amor y el estar enamorado. Luego, en 1596, escribirá Romeo y Julieta…


Valentín: Amar es comprar desprecios con lamentos, miradas de desdén con suspiros de dolor; es cambiar por un instante de placer veinte noches de ansiedades y desvelos. Si se triunfa, cara cuesta la victoria. Si se nos engaña, sólo conservamos desastres. ¿Qué queda, pues, del amor? Una tontería conseguida a fuerza de ingenio, o un ingenio vencido por la tontería o la locura.

Proteo: En resumen: que me crees loco por estar enamorado.

Valentín: En resumen: que si no estás loco, lo estarás… el Amor es tu amo, pues te esclaviza, y quien sufre el yugo de un loco, no merece, a mi juicio, que se le tenga por cuerdo.

Proteo: sin embargo dicen los autores que el amor ardiente se encuentra en las inteligencias más privilegiadas, como el gusano roedor en los más tiernos capullos.

Valentín: También dicen que como el gusano roe el capullo más precoz antes de abrirse, así el amor trastorna a la inteligencia joven y apasionada. Marchita en flor, ve desaparecer su lozanía primaveral y con ella toda esperanza de un porvenir brillante. Pero, en fin, ¿a qué perder tiempo en aconsejar a un esclavo de apetitos amorosos?

Proteo (para sí): Él va en pos del honor, yo del amor. Yo abandono a mis amigos por el amor, a mí mismo y a todo. Por amor he descuidado mis estudios, perdido mi tiempo, desatendido los buenos consejos, despreciado al mundo, debilitado con ilusiones mi inteligencia y enfermado mi corazón con inquietudes

Julia: ¿no sabe que por pudor decimos muchas veces no, aunque estamos deseando que se interprete como un sí? ¡Lástima, lástima! ¡Qué testarudo y caprichoso es el amor! Es como el niño enfadado que araña a su nodriza y un instante después se somete humildemente.
….
Proteo: es decir que huyendo del fuego, por no abrasarme he caído en al mar donde me ahogo, ¡Oh!, ¡qué parecida es esta pasión naciente a la belleza insegura de un día de abril! ¡Deja de pronto ver el sol en toda su gloria y al instante una nube lo cubre todo!

Valentín: la amé no bien la vi y siempre la he visto hermosa.

Speed: si la amas no puedes verla.

Valentín: ¿por qué?

Speed: porque el amor es ciego, si la vieras a través de mis ojos verías vuestra locura presente y la terrible fealdad de vuestra dama.

(Extractos del Acto Primero)


volver