Los cimientos de la vida: Afecto, amor, comprensión

(de LAS RUBAIATAS, de Omar Khayyam)

El autor de Las Rubaiatas era alguien que también practicó la Medicina, la alquimia, la astronomía, la arquitectura, amó la vida, las mujeres y el vino, allá por el año 1000, (se supone que nació en 1040 ó 1062 en Persia). También se supone que el vino es de origen persa, el nombre de la cepa Syrah proviene de Chiraz, antigua ciudad del actual Irán. Es como si dijéramos que Omar Khayyam y el vino nacieron juntos, en el mismo lugar.

Rubaia (singular) y Rubaiatas (plural) en persa era sinónimo de cuartetas, una métrica de la poesía. En sus bellos poemas no solo cantó al vino y al amor, sino también a lo perecedero de la vida, la fatuidad, el hedonismo, la hipocresía y la ambición del ser humano, como bien lo plasma en estos versos:

Afecto, amor, comprensión, he ahí los cimientos de la vida.
Escribimos con amor el poema de la adolescencia.
Con la música del amor orquestamos la gran canción de la existencia.
Entonces ¿por qué toda esa angustia, tan insano correr tras el dinero,
el ansia de ostentar, humillando a los demás…?
¿Acaso has visto a alguien eternizarse en un trono,
has visto a alguien ser inmortal?
¿No es preferible tu cuerpo desnudo, divinamente desnudo?
Vive sobrio y sincero, huye de la hipocresía y del lujo,
vive simple como un cuello de mujer, sencillo como la mujer desnuda,
¡más bella así!

Rubaía (denominación persa de cuarteta), Omar Khayyam

volver