Un viaje deseado y logrado al infierno

por el Dr. José Treszezamsky

Siempre en la búsqueda de lo desenterrado hice un viaje a Pompeya en compañía de mi familia. Luego de dedicar un día a visitar las ruinas volvimos a Nápoles. Allí se completa la visita recorriendo el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Falo - Bajorrelieve - PompeyaAl entrar al edificio nos encontramos con un amplio hall de planta baja cuyo trayecto central está bordeado de altas estatuas de mármol de la época del Imperio Romano. Todas ellas eran desnudos y con una hoja de parra de yeso en la zona de los genitales. Al pasar a su lado no imaginábamos qué sentido tenía tal cambio de material: toda la estatua de mármol y la hoja de parra de yeso.

En la oficina de recepción del museo solicité visitar la sala donde se guardaban las reliquias de arte erótico de Pompeya. Me contestaron que el lugar estaba cerrado y que sólo con autorización podría entrar. Solicité hablar con alguna autoridad del museo. Una vez lograda la entrevista me reiteró lo que me había dicho anteriormente el empleado a lo cual le pregunté de quién necesitaba autorización. Lo poco que entendí del italiano me hizo comprender que me estaban dirigiendo a algún ministerio en Roma. Les dije que yo venía de Buenos Aires y que debía retornar en pocos días por lo cual me sería imposible ir allí para obtener la autorización. En ese instante me dijeron que yo era muy afortunado pues acababa de arribar al Museo una delegada del ministerio de Roma y que si ella me autorizaba no tendrían inconveniente. Luego de hablar con esta persona y lograr su autorización me encontré con otro obstáculo. Tan pocas veces se habría la sala de arte erótico que ahora no encontraban la llave.


Enano - PompeyaUna vez que encontraron la llave llamo a mi mujer para que me acompañe a la visita. Objeción: - Una mujer no puede entrar en esa sala.- Por favor, mi mujer es mayor de edad, es profesional, se ocupa de la vida íntima de las personas.... Hasta que los pude convencer. No sé si apelando a lo ilógico de su posición o a la presión que podía ejercer el hecho de que esgrimí que intervenía en un programa de radio en Buenos Aires y que me vería precisado, lamentablemente, por supuesto, a decir qué era lo que estaba pasando en ese museo. O quizás lo único que necesitaban era transmitirme la sensación de que estaban haciendo algo excepcional por mí.

Una vez aprobada la entrada a mi mujer, llamo a mi hijo mayor, y ahí otra objeción: -Que no, que un jovencito no puede entrar. -Pero, por favor, mi hijo es estudiante de medicina, se encuentra con cuerpos desnudos desde el comienzo de su carrera, no hay que proteger su moral y además, le puedo dar todas las seguridades de que él no echa una mirada obscena sobre los desnudos. Por supuesto que tuve que repetir un argumento similar cuando llamé a mi hijo menor para que se uniera al grupo, sólo que esta vez hablé de que él estudiaba psicología y cosas por el estilo.


La ratón y la tortuga - PompeyaComo resultado de todos estos escarceos logramos ir a la sala tan deseada. Al llegar el empleado abrió varios candados, y abrió un par de puertas enormes con un ruido característico de película de misterio. Dentro nos encontramos con una sala oscura, sucia, descuidada, con telarañas y con los penes de mármol de las estatuas del hall de entrada en el suelo, además de otras piezas valiosas. No nos permitían sacarnos fotos dentro de la sala porque podría ser un documento que denunciara que alguien pudo entrar sin los trámites correspondientes.

Pudimos recorrer así la colección de arte erótico pompeyano.






Falo - Escultura - Pompeya¿Cómo se originó esta colección secreta del Museo de Nápoles?

A mediados del siglo XVIII el rey de Nápoles, que luego sería Carlos III de España, se interesó por los hallazgos cercanos al Vesubio. En 1763 comienzan las excavaciones sistemáticas de la Pompeya recién hallada. Como este rey deseaba transformar a Nápoles en una capital artística trasladó gran cantidad de obras de arte que le pertenecían desde Roma y Parma. La mayor parte de la colección artística y arqueológica tenía más de dos siglos y provenía del Papa Pablo III, de quién era descendiente. Una parte de la colección fue al museo de Capodimonte y otra, la de las ruinas de Pompeya y Herculano, al Museo de Portici. Pero la colección arqueológica de las ruinas sepultadas bajo la lava del Vesubio iba en aumento y su destino original era estrecho.






Mercurio Polifálico - PompeyaEn 1773, cuando Clemente XIV disuelve la Compañía de Jesús, Fernando IV toma posesión de algunos de sus bienes y en uno de ellos encuentra un lugar adecuado para las antigüedades que se estaban rescatando de las ruinas de Pompeya y Herculano. En 1822, se exhibían al público las obras recuperadas. En 1819, Francisco I, futuro rey de Nápoles, visita el museo en compañía de su hija y al observar las piezas de arte erótico sugirió al conservador del mismo que toda pieza que tenga ese carácter sea guardada en una sala exclusiva para personas maduras y 'de buena reputación moral'.

Así, prontamente se creó un Gabinete de Objetos Obscenos, donde el conservador colocó 102 obras que eran consideradas en esa época como ofensivas "a la sana moral y al pudor". Poco después la sala se tituló: "Gabinete de objetos reservados" y se mostraba sólo a quienes exhibieran un permiso regio controlado por las autoridades.





Jinete de Bronce - PompeyaLuego del movimiento revolucionario europeo de 1848, y como reacción, la situación empeoró más aún. Al año siguiente se terminó de clausurar las puertas de la colección luego de habérsele agregado un sinnúmero de piezas pictóricas y escultóricas de desnudos y en 1852 se trasladaron todas las obras a una sala remota y apartada, buscando dejarla en el olvido.

En 1860 Giuseppe Garibaldi nombra director del museo a Alejandro Dumas padre quién fue un fiel seguidor suyo. Éste, con un espíritu progresista, inventarió y catalogó toda la colección y le dio el nombre de "Colección Pornográfica".

 

Portalámparas - PompeyaInfluida por los cambios políticos y la presión religiosa, la colección fue teniendo distintos tratamientos. En general se exponían sólo algunas obras y con el permiso correspondiente para evitar la curiosidad morbosa. Durante el fascismo este criterio se endureció y se corrió el riesgo otra vez de prohibirse totalmente, ya que en 1931 el Ministerio ordenó su cierre pero las autoridades del museo ignoraron la disposición. En 1934 el Alto Comisario para la ciudad y provincia de Nápoles dispuso por razones de moralidad que sólo puedan visitar la Colección los artistas provistos de documentos en regla que acrediten su profesión y, ocasionalmente,  personalidades en visita oficial y que así lo requieran especialmente.

Todavía en 1995, cuando yo visité el museo, no se había puesto en práctica una disposición que posibilitara la completa y definitiva exposición al público de esas obras de arte, testigos del origen remoto del arte erótico.

Dr. José Treszezamsky, médico, psicoanalista
Bs. As. , Argentina

volver