Testimonio de un autotratamiento en una eyaculación precoz

UN ENCUENTRO AMOROSO, J. F. Schall (1753-1825)Esta "consulta" es casi un testimonio que el doctor puede usar como tal o simplemente intente criticar mi punto de vista acerca de la Eyaculación Precoz. Ya que la padecí y la superé. Aun mejor si es útil publicarla y compartirla con los demás.

Desde los 17 he descubierto que eyaculaba de manera precoz. Es decir, no es que eyaculaba en determinado rango de tiempo (para no caer en el decir "si tardo tantos minutos estoy sano y si tardo tantos soy precoz), sino que no podía controlar mi eyaculación. No era algo que YO decidía, sino mi cerebro.


Fue así que con mi primer pareja tuve todos los problemas típicos. Papelones y frustraciones. Al cortar con ella  me decidí ir a un profesional (sexólogo-urólogo) para ver que podía hacer. La solución momentánea (o sea que no la cura pero la trata o la esconde) fueron los antidepresivos, que como efecto secundario logran retrasar la eyaculación.

 
Sin embargo el doctor me explicó que (y puede que no lo explique del todo bien ya que no soy médico) en realidad la cura de la eyaculación precoz, son una serie de ejercicios (que el Doctor, creador de esta página sabrá explicar mejor que yo) que de alguna manera re-educan al cerebro.

Les explico porque conmigo funcionó: tratando de descifrar lo que el médico me explicó, me imaginé que el cerebro en la pubertad aprende a controlar la eyaculación (resumido torpemente). ¿Cómo? Masturbándonos, como todos lo hacemos en nuestra pubertad (suena como si ya no lo hiciésemos...). Sin embargo, a veces por tener una personalidad compulsiva, o inquieta o por X razón, aprendimos a masturbarnos, rápido, a ocultas de alguien que nos pueda encontrar, o hacerlo sin disfrutarlo, como un trámite.


Eso (creo yo) no queda en la nada, sino que son datos que el cerebro fue aprendiendo. O sea: Si siempre me masturbo rápido sin disfrutar el día que tenga  realmente tener una relación, mi cerebro responderá en esa manera.

Así fue que decidí tener mi propia tele en mi habitación. Y con canales para adultos de por medio, comencé a practicar la masturbación de una manera mucho más tranquila. Con tiempo. Y siempre haciendo lo siguiente:

 1- Estar super relajado.


 2-Disfrutando todas las escenas y viendo todos los detalles. Nada de masturbarse pensando en matemáticas o en el plantel del equipo de fútbol preferido.


3-Cuando veo que estoy muy excitado, freno un poco, de manera de volver a una situación más relax (es decir, no estar en ese momento donde estás a punto de acabar).


4-Repetir esto durante 2 o 3 escenas de una película de adultos (lo cual es bastante). Recién ahí, me dispongo a acabar.


Todas estas prácticas las hice mientras tomaba las pastillas para controlar la eyaculación. Sólo que las tomaba los fines de semana, cuando sabía q iba a tener sexo (esto lo digo sabiendo q no respetaba las indicaciones del médico).


Sin embargo con el paso del tiempo (y con la práctica de mis ejercicios con las pelis de adultos) me di cuenta que varias veces había tenido sexo oral por ejemplo sin sentir la necesidad de acabar tan rápido. Luego me paso con el sexo común. Y hoy día sólo si estoy MUY asustado por estar con una chica tomaría las pastillas, porque realmente voy controlando tranquilamente la eyaculación.

 
Me dio la sensación que la eyaculación precoz (en MI caso) resultó  curable porque simplemente es una cuestión de cómo le enseñé al cerebro algo. Siempre me masturbé rápido. Sólo me interesaba acabar. Soy impaciente y me pongo nervioso rápido. Soy ansioso, etc…creo que todo eso hizo que el cerebro aprendiera a hacer las cosas un poco más rápido de lo debido.


Entonces la solución me pareció que si eduqué mal a mi cerebro, estaría bueno reeducarlo. Cuando uno aprende algo mal, primero hay q borrar lo que aprendió mal y luego reaprenderlo. NO es fácil. Pero se puede, creo yo.


Quizás estoy hablando tonterías y fue pura casualidad. Pero sí se que pasé infinitos papelones acabando en segundos y hoy día puedo ejercer mi sexualidad muy tranquilo.


Le pido al doctor, dicho todo esto, que me diga si lo que me sucedió es pura casualidad y si hice un análisis incorrecto de la situación (de como interpreto yo este problema y como lo solucioné) y si es válido mi testimonio de alguna manera para que otro lo siga.

T., 22 años

Nota del Dr. Sapetti: intuitivamente T. fue haciendo alguna de las cosas que nosotros sugerimos en las terapias sexuales para la eyaculación precoz, no creo que haya sido una casualidad y, por supuesto, que el antidepresivo colaboró, pero no estamos muy de acuerdo con la decisión de bajar las dosis o suspender los medicamentos sin consenso con el médico. Agradecemos al lector y le damos nuestras felicitaciones por su capacidad de análisis, por sus capacidades y por la valentía de enviarnos su testimonio alentador.

volver