NUEVO TRATAMIENTO PARA LA EYACULACIÓN PRECOZ (EP): DAPOXETINA

"Narciso", N. Lepicič, 1771 La eyaculación precoz es una disfunción sexual, padecida por un 15 a 30% de la población masculina,
que consiste básicamente en una dificultad o
imposibilidad para ejercer un razonable control sobre
el reflejo eyaculatorio.

Puede aquejar tanto a los jóvenes como a los
adultos, darse con una mujer sí y con otras no, ser
algo situacional que aparezca en una determinada
edad -ya que conflictos dentro o fuera de la pareja
pueden alterar el control eyaculatorio- o coexistir desde
los inicios sexuales.

Se ha tratado de definir al eyaculador precoz por el número de bombeos que realiza luego de penetrar, o por el tiempo que tarda en eyacular, o bien tomando el parámetro de que llega al orgasmo antes que su mujer en un porcentaje determinado de relaciones.

Según mi criterio, el rasgo sobresaliente es que no se logra un control voluntario sobre la eyaculación, no importa el tiempo que se tarde en llegar a ella o si se ha consumado o no la penetración: cuando se excita llega rápidamente al orgasmo sin poder demorarlo ni interrumpirlo, y no es porque se excita mucho sino porque se acelera demasiado.

Digo esto porque hay hombres que terminan en los juegos previos, apenas intentan penetrar o con sólo sentir que le tocan el pene. La pregunta sería si es posible ejercer un control racional sobre la sensación orgásmica una vez que se haya desencadenado y la respuesta es que, en la llamada fase de inevitabilidad eyaculatoria, esto no será posible. Y me refiero a un manejo de los tiempos, a poder detenerse cuando se está en los umbrales.

La mayoría de la gente piensa que este control puede ejercerse mentalmente, por una orden del cerebro, pero ello no es viable. Podría tramarse una analogía con los reflejos: si yo me clavo una aguja en cualquier parte del cuerpo no podré impedir el dolor; la única manera de evitarlo sería alejar mi cuerpo de la aguja. El eyaculador precoz no puede -o no sabe- detenerse a tiempo por propia decisión, ni reducir el ritmo de bombeos o buscar variantes en el juego sexual que desaceleren su excitación.

Para ser gráfico, podría decir que el control que no tiene sobre sí le impide enviar la orden de detenerse antes de comenzar a experimentar la vivencia orgásmica. Una vez que se ha ingresado a ella, ya no se puede volver atrás.

Recientemente fue aprobado por las autoridades sanitarias reguladoras de la Argentina –ya autorizado anteriormente en la Comunidad Europea, Australia y México-, un nuevo medicamento, para el tratamiento de la Eyaculación precoz.

La droga se llama Dapoxetina. Es el primer fármaco que se aprueba con esta indicación específica, puesto que los usados hasta acá eran antidepresivos o un analgésico como el tramadol, cuyos efectos secundarios –entre otros- consisten en retardar el orgasmo.

El fármaco ideal para la EP debería tener las siguientes propiedades:

• poder combinarse con Terapias sexuales y ser bien tolerado con pocos
efectos adversos
• estar específicamente indicado y diseñado para EP
• mejorar el control eyaculatorio
• aumentar la duración del Tiempo de permanencia en la vagina sin eyacular
• ser de rápida acción y corta vida media
• ser de uso oral a demanda y efectivo desde la 1ra toma
• dar satisfacción del paciente y su pareja
• tener escasas interacciones farmacológicas y poder usarse simultáneamente
con Sildenafil, Tadalafilo o Vardenafilo.

LA DAPOXETINA

Este fármaco -que nos fuera presentado en el transcurso del Congreso Americano de Urología (San Antonio, Texas, 2005) y el año 2009 en París, en un Consenso de expertos-, que se toma 1 a 1.5 horas antes del coito, a demanda, tiene como características principales:

• efecto rápido (antes de 1 hora)
• acción efectiva la alcanza a las 1.5-2hs
• efecto dura 4-5hs
• las comidas y el alcohol no interfieren su absorción
• mínimo efecto acumulativo
•sin efectos en el corazón ni en valores de presión arterial
• podría usarse con sildenafil, vardenafilo y tadalafilo
• uso oral a demanda –sólo antes del coito-, hay dos dosis: 30 y 60mg
•aumentos en el Tiempo de permanencia en la penetración un
80% mayor a 4´
• mejoras en escalas de satisfacción y control de la eyaculación

Los efectos secundarios, en general leves y pasajeros, suelen ser: náuseas (5.6%), cefalea (4.3%), diarrea (5%), ansiedad e insomnio (3%).

A no dudarlo, la Dapoxetina ya se ha constituido en una medicación eficaz para tratar la EP, con o sin disfunción eréctil asociada, en este último caso hay que apelar a los fármacos o a los suplementos como el Therion F1 para mejorar la erección.

Dapoxetina, asociado a las Terapias Sexuales , es una eficaz ayuda en el tratamiento de la eyaculación precoz.

* Dr. Adrian Sapetti, psiquiatra, sexólogo clínico.
TE: (5411) 4552-0389/ (5411) 4555-6865

volver