El ORGASMO FEMENINO (Parte 1)


Lic. Clarisa Rozenbaum

Introducción

Se hará un breve repaso del concepto de respuesta sexual, para luego pasar a definir el concepto de orgasmo. Abordaré brevemente los siguientes temas: El orgasmo clitorídeo y el vaginal. La multiorgasmia femenina de la que tanto hablan los hombres. ¿Orgasmo simultáneo? Orgasmo simulado; ¿por qué hay mujeres que fingen sus orgasmos? El punto G: ¿Las mujeres eyaculan? Por último, se expondrán algunas posiciones que pueden facilitar el orgasmo y son placenteras para las mujeres.


Orgasmo Femenino
Helen Kaplan decía acerca de la respuesta sexual humana: “La respuesta sexual humana es una secuencia ordenada y muy racional de acontecimientos fisiológicos, cuya meta consiste en preparar los cuerpos de dos miembros del sexo opuesto para que se cumpla la reproducción de la especie”. Debe haber ciertos cambios intensos en cuanto a forma y función de los genitales de cada uno de los miembros de la pareja, para que el acto sexual sea exitoso; para ello es importante que se encuentren excitados. Estos cambios de los que estamos hablando no son meramente genitales, sino que la estimulación sexual, genera cambios desde el tipo neurológico, hormonal, vascular, hasta muscular.
Masters y Johnson (1980) describieron las 4 fases que definieron para describir la respuesta sexual humana: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Se hicieron en base a las respuestas que tienen las personas durante la actividad sexual. Estas fases no siempre se pueden diferenciar bien entre sí y pueden variar según los distintos momentos de la persona.
Por otra parte Helen Kaplan, toma de esta investigación las 4 fases, agregando en primer lugar el deseo sexual, para luego desencadenarse las demás fases. Tanto el orden como el tiempo en que puede estar cada persona en cada fase pueden variar.

Fase de orgasmo
Esta fase es la que se considera la más placentera del acto sexual. El orgasmo femenino consiste en contracciones rítmicas reflejas de los músculos circunvaginales y del perineo, así como también de los tejidos dilatados de la “plataforma orgásmica” que se forma en la vagina. El orgasmo femenino, siempre se puede desencadenar por algún tipo de estimulación del clítoris. Algo importante a destacar, es que la mujer puede volver a tener otros orgasmos, al ser estimulada segundos después del orgasmo que tuvo anteriormente; y así hasta que no desee ser más estimulada.

El orgasmo
No todas las mujeres tiene la facilidad de tener un orgasmo, de hecho muchas de las consultas que se atienden en los consultorios sexológicos son por la dificultad de tenerlo durante el coito con penetración. Aquí aprovecho para desmitificar la creencia que tienen muchas personas acerca de que las mujeres que no tienen orgasmos en el coito tienen problemas o como dicen muchos, no son “normales”. Hay mujeres que por la insistencia de su pareja llegan a creerlo, y consultan, aunque tengan orgasmos mediante la estimulación del clítoris, por no conseguirlo durante el coito con la penetración.
El orgasmo femenino en sí, es un fenómeno peculiar ya que no en todas las mujeres se da de la misma manera en cuanto a intensidad, placer y a la cantidad de ellos. Esto hace que cada mujer experimente el orgasmo de diferentes maneras. Sin embargo físicamente existen ciertas reacciones comunes.
Han llegado a haber discusiones acerca de si es necesario que la mujeres tengan orgasmo o no, ya que en el caso del hombre, el orgasmo va acompañado de la eyaculación y por ende sirve para la procreación, en cambio el orgasmo femenino se han preguntado para qué sirve desde este punto de vista.

¿Orgasmo clitorídeo u orgasmo vaginal?
En típicas reuniones de amigas siempre hay alguna que dice que tiene los mejores orgasmos durante el acto sexual por la penetración y sin estimulación del clítoris.
Helen Kaplan considera que no puede ser posible creer que el 90% de las mujeres que tienen orgasmos por otros medios, que no sean por el coito, estén todas enfermas. Aquí volvemos al mito del que hablé anteriormente.
El clítoris cumple una sola función, no sirve para otra cosa más que para producir placer sexual (nada más y nada menos). Por lo cual la mayoría de los orgasmos femeninos durante el coito es probable que se obtengan por una estimulación indirecta del clítoris. Hay mujeres que sólo pueden llegar al orgasmo mediante el sexo oral, manual, con vibradores y no mediante la penetración.
Este tema es controversial y sigue siendo investigado y discutido; lo que sí es claro es que si estudiamos el orgasmo femenino; tomando el modelo masculino, difícilmente podamos llegar a entenderlo.
Helen Kaplan decía que en vez de preguntarnos si el orgasmo femenino es clitorídeo o vaginal, deberíamos preguntarnos si la que produce el orgasmo en las mujeres es la estimulación vaginal o la del clítoris. Como fue descrito anteriormente, el orgasmo femenino es un reflejo que consiste en contracciones rítmicas de los músculos circunvaginales y del perineo, mediante la estimulación directa o indirecta del clítoris.
Para concluir es difícil pensar en un orgasmo vaginal o clitorídeo; ya que si se le pregunta a una mujer cómo obtiene el orgasmo, si por estimulación directa del clítoris o mediante el coito, muchas pueden no saber la respuesta; porque la sensación que tienen puede ser ambigua ante la estimulación indirecta del clítoris y las sensaciones vaginales que puede producir el orgasmo. Así como otras claramente pueden decir que fue sólo con estimulación clitorídea. Todo lo que "siente" la vagina, lo siente porque "se lo presta" el clítoris, que rodea la entrada del conducto vaginal. Por lo tanto, carece de sentido hoy, hablar de distintos tipos de orgasmo. Todos los orgasmos, directa o indirectamente, tienen intervención del clítoris.

La multiorgasmia femenina
Las mujeres multiorgásmicas, son aquellas que logran tener más de un orgasmo durante una misma relación sexual en un tiempo relativamente corto (durante el coito, en los preliminares o tras él), de ahí la calificación de "multiorgásmica", de orgasmos múltiples. Por eso se sugiere que a las mujeres que le es fácil llegar al orgasmo, pueden continuar la relación sexual si se les sigue estimulando.
Esto se debe a que la respuesta sexual femenina carece de período refractario a diferencia del hombre (estado temporal de resistencia psicofisiológica al estímulo sexual que sigue de inmediato a una experiencia orgásmica). Entonces, a diferencia del varón, la mujer puede experimentar uno o más orgasmos, ya que el tiempo que se necesita para que la sangre que está acumulada en la pelvis sea expulsada, permite que ante otra estimulación, se llene nuevamente de sangre y por ende se pueda obtener otro orgasmo.
Es cierto que el hombre no es multiorgásmico (salvo desde la concepción del Tao y del Tantra), y también es cierto que la mujer tiene la posibilidad de serlo, pero no todas las mujeres pueden experimentarlo, es necesaria una estimulación adecuada, y que esté concentrada en el placer.

Orgasmo simulado: ¿por qué hay mujeres que fingen sus orgasmos?
Es común también, en una reunión de mujeres escuchar: ¡Si nunca fingiste un orgasmo estas mintiendo!
Muchas mujeres prefieren simular el orgasmo, antes que hacer sentir mal a su pareja, sentirse mal ella misma por no haber podido, por vergüenza, por el hecho de que se sigue usando mal el concepto de frigidez y “te tildan de frígida, entonces es mejor simularlo y que todo esto pase inadvertido”, al decir de las pacientes.
El problema es que muchas de las mujeres se callan esto, y en el momento en que piensan en sincerarse ante su pareja, temen comunicárselo por miedo a que se sientan engañados. Pero si no logran comunicárselo o consultar a un profesional especializado en el tema, puede que con el tiempo hasta eviten tener relaciones sexuales. Por lo cual no sólo es necesario que puedan hablarlo con su pareja, sino también enseñarles cómo les gusta que se las estimule, para ir mejorando la técnica sexual de ambos y así no tener que seguir simulando, algo que puede ser tan placentero como tener un orgasmo.

Orgasmo simultáneo
Otro mito que me interesa desmitificar es el del orgasmo simultáneo. Los tiempos para llegar al orgasmo en el hombre y la mujer son muy distintos, y por supuesto que cada persona independientemente del género, va a tener su tiempo personal. Si la única manera de mantener relaciones sexuales es queriendo lograr ese fin, puede generar mucha frustración y también puede ser un motivo para, a la larga, evitar tener relaciones sexuales. Por otra parte, el hecho de estar esperando ambos tener el orgasmo al mismo tiempo, hasta pueden generar que nunca llegue. El orgasmo es algo un tanto “egoísta”, ya que en ese momento uno está metido en su mundo de sensaciones placenteras sin conectarse con lo que puede ocurrir afuera. Entonces, sí algunas parejas han logrado y pueden tener un orgasmo simultáneo, pero no es así en la gran mayoría. Y como dije anteriormente, si la única manera de llegar al orgasmo es de manera simultánea (si es que pueden lograrlo; seguro no sea la mayoría de las veces); puede generarles frustración.

 Ir a la segunda parte de éste artículo.

 

Volver