¿Qué hacer cuando los medicamentos para la impotencia no funcionan? (Parte I)

La curación para tu impotencia, dijo la sacerdotisa al azorado Encolpio, es que te penetremos con un olisbos (falo) de cuero untado en aceite y pimienta, mientras te flagelamos con ramas de ortiga.

El joven huyó, para no volver, y se curó del mal que lo aquejaba.

“Satiricón” (adaptación), Petronio (poeta romano, siglo I)

Muchas veces los pacientes refieren, en los consultorios, que les habían dado sildenafil o vardenafilo o tadalafilo, pero "la pastilla no había funcionado". Entonces deberíamos hacerles, y hacernos, distintas preguntas:

1- ¿SE REALIZÓ UN CORRECTO DIAGNÓSTICO –UROLÓGICO, PSICOLÓGICO, SEXOLÓGICO, VINCULAR, SITUACIONAL, METABÓLICO, CARDIOLÓGICO, HORMONAL- ANTES DE MEDICAR? ¿ERA NECESARIO DAR UN FÁRMACO, LA INDICACIÓN ERA ADECUADA?

En ciertos casos es dada a la ligera, fuera del contexto terapéutico, de una manera intempestiva o hay un

 apresuramiento en la indicación y así escuchamos en boca de los pacientes: “el Dr. ni me había escuchado y me tiró la pastilla por la cabeza”; “me dieron la pastillita en la playa de estacionamiento donde trabajo” (SIC);“no me explicó cómo tomarla”; “no me pidió ningún estudio, me dijo tome esto y vuelva en tres meses”.

No se realizaron estudios específicos ni análisis, la entrevista fue breve; entonces la indicación del medicamento se hace de manera apresurada, reemplazando el tiempo que el médico no le dispensa al paciente, ya sea por incomodidad o desconocimiento del tema, o porque los sistemas actuales de atención casi obligan a ver un paciente cada 10 a 15 minutos (a veces menos).

Creemos que no habría que olvidar que detrás de un síntoma, en este caso la impotencia, pueden existir distintas causas, diversas patologías, que no se pueden dejar pasar por alto. 

2- ¿LA TOMÓ  LEJOS DE LA COMIDA, CON POCO ALCOHOL, CON LA SUFICIENTE ANTELACIÓN?

En otros casos la indicación médica es insuficiente, carece de toda explicación y el paciente la toma con una comida copiosa, con excesivo alcohol, muy lejos o muy cerca del acto sexual, lo cual disminuye, anula o minimiza el efecto, especialmente en el caso del sildenafil. En el caso del Viagra se aconseja 1 hora antes del acto sexual, con el Cialis mejor que sea 2 a 3hs antes (pero funciona 36hs) y en el caso del Levitra basta con 20-30 minutos.

3- ¿LA DOSIS ES LA CORRECTA? ¿CON CUÁNTO COMENZAMOS?

Muchas veces si no se evalúa al paciente por su estado de angustia, la presencia de factores de riesgo mayores (FRM) cardiovasculares (diabetes, tabaquismo, Hipertensión arterial, dislipemias, obesidad, si está deprimido, si ha tenido una resección prostática; podemos empezar con una dosis muy baja y, ante una eventual falta de respuesta, el paciente se desalienta. También habría que aclararle que una dosis se considera negativa luego de tres intentos.

4- ¿LA INDICACIÓN LA HIZO UN PROFESIONAL?

Algunos pacientes nos cuentan que habían tomado estas medicaciones sin haber logrado efecto alguno, pero que no se las habían recetado. Así vemos que las compraron sueltas, en frasquitos o en blister, por Internet con delivery a domicilio, en un departamento, en un bar o en ¡una estación de gasolina! (reportes textuales de pacientes)

. Transcribiré textos extraídos de sitios de Internet o de correos electrónicos:

  • Viagra Express: ¡Ud. hace el pedido y en 24hs lo tendrá en sus manos!
  • ¡Compre ya!, delivery puerta a puerta
  • Pagos por contrareembolso
  • Ofertas por precio de contado
  • Aproveche el combo: ¡por 20 comprimidos de tadalafilo se lleva de regalo 4 de sildenafil!

¡SIC!

Así es fácil convertir su uso (o mal uso) en un fracaso.

5-¿HAY ANSIEDAD POR EL RENDIMIENTO, MIEDO AL FRACASO, DESCARGA ADRENÉRGICA, TEMOR POR POSIBLES EFECTOS SECUNDARIOS? 

El miedo al fracaso también podría verse como la anticipación del mismo. El varón teme no obtener una buena erección y es esa misma ansiedad (quizá basada en que alguna vez le ocurrió) la que dificulta aún más el éxito del intento; su estado de nerviosismo y de descarga de adrenalina, pueden desembocar en una impotencia o en una eyaculación rápida anulando los efectos del medicamento. Hay varones que exigen que la erección “se tiene que dar sí o sí” y presos de la ansiedad por el rendimiento ni logran excitarse.

Carlos, 42: “Era la 1era vez que iba con esa mujer, estaba tan nervioso y tenso que ni el silfenadil (SIC) me funcionó. Entonces ella –que no sabía que la había tomado- me dijo: -sería bueno que la próxima vez tomes algún viagra. ¡Eso me mató!

En otros casos no han podido explicitar sus miedos fantasmáticos sobre los posibles efectos adversos (“tenía miedo que me hiciera mal al corazón... que me dejara ciego...que mi pareja se diera cuenta que había tomado la pastilla” o “no me animé a preguntarle al médico sobre los efectos secundarios y él tampoco me los  explicó”). En estos casos la

conducta sería implementar técnicas de reducción de la ansiedad, dar información tranquilizadora, o una Terapia Sexual breve.

6- ¿HAY BAJOS NIVELES DE TESTOSTERONA Y DHEA?

Hay situaciones que los inhibidores de la PDE-5 -sildenafil, vardenafilo, tadalafilo- no funcionan cuando los niveles de testosterona o DHEA (dehidroepiandrosterona) están descendidos, pues estando en niveles normales estas hormonas activarían la acción de los fármacos para la impotencia.

Conducta: el reemplazo o aporte hormonal con testosterona en gel transdérmico : Androgel, Androtag (ANDROLONE) -de aplicación en la piel-, oral o inyectable (ahora hay una formulación –Nebido®- cuyo efecto dura tres meses), y con DHEA oral muchas veces positiviza una respuesta al sildenafil, tadalafilo o vardenafilo que antes había sido negativa.

*Dr. Adrián Sapetti, médico psiquiatra y sexólogo clínico.

Nota: este artículo debido a su extensión ha sido dividido en dos partes, la 2da de las cuales será publicada en próxima entrega.

Ir a ¿Qué hacer cuando los medicamentos para la impotencia no funcionan? (Parte II)

volver