Menopausia: Los cambios sexuales y genitales

En la etapa de la menopausia (palabra que denota "la pausa de los menstruos, de las menstruaciones”) se dan distintos cambios en la respuesta sexual y genital en las mujeres. Estos cambios no excluyen otros síntomas:

  • "El nacimiento de venus"  (detalle) - Sandro Botticellicardiovasculares

  • osteoporosis

  • sudoración nocturna

  • trastornos del humor (depresión)

  • insomnio

  • ansiedad e inestabilidad emocional

  • sofocos (“calores”)

  • cambios en la piel

Por supuesto que no siempre se da toda la sintomatología sexo-genital en la misma persona o en el mismo momento pero los siguientes signos y síntomas se suelen detectar en la clínica:
  • La lubricación vaginal es más lenta y de menor volumen

  • La penetración peneana o digital puede ser dolorosa y producir pequeñas lesiones

  • La respuesta sexual es más lenta

  • Disminuyen, en la piel, las sensaciones táctiles

  • Pueden disminuir el impulso sexual (libido) y el deseo

  • Menor producción de fantasías eróticas

  • Puede disminuir la capacidad orgásmica

  • Disminuye y se afina el vello púbico

  • Se encogen los labios menores y mayores

  • Disminuyen el tamaño, la turgencia y erección del clítoris

  • Disminuye la acidez vaginal aumentando la posibilidad de las infecciones vaginales

  • Se alisan las paredes de la vagina (antes de la menopausia son rugosas) y se hacen más sensibles

  • Disminuyen el tamaño del útero y las contracciones del recto

Vuelvo a remarcar que no siempre se dan todas estas situaciones antes descriptas dependiendo, además, del equilibrio hormonal (disminución de la producción de estrógenos, de la DHEA y de la testosterona -recordemos que un 25% de esta última proviene de los ovarios, un 25% de las glándulas suprarrenales y un 50% de la conversión de otras hormonas sexuales-), de factores socioculturales, psicológicos y de la historia de vida (cómo vivió la sexualidad en la etapa anterior a la menopausia, qué creencias tuvo sobre la misma, si padeció disfunciones o fobias sexuales).

Todos estos síntomas suelen desaparecer con los distintos recursos terapéuticos (Terapia de reemplazo hormonal –TRH-, uso de un lubricante –como el Kemial-, cambios higiénico-dietéticos). Lo importante para destacar es que la vida erótica y sexual no termina con la menopausia (que puede ser precoz -cercana a los 42 años-) sino que es una etapa a disfrutar en plenitud. No nos olvidemos que con el aumento de la expectativa de vida una mujer puede transcurrir casi la mitad de su vida luego del cese de sus menstruaciones y obviamente merece vivir esta etapa manteniendo una óptima salud sexual, gozando del sexo, del amor y la pasión.

La Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) es una manera efectiva para el médico de contrarrestar los efectos que provoca la pérdida del estrógeno en sus pacientes. Puede combinar 2 hormonas que el cuerpo deja de producir durante la menopausia: estrógeno y progesterona aliviando los síntomas asociados con la menopausia y con el uso continuo puede ofrecer beneficios protectores en el largo plazo como la prevención de osteoporosis o del riesgo cardiovascular. En ciertas ocasiones donde hay pérdida de la libido y menor deseo y dificultades orgásmicas se podrán adicionar a las hormonas antes citadas, pequeñas y controladas dosis de testosterona y DHEA.

Una opción a la terapia con estrógenos es el uso de Tibolona, con acción androgénica y levemente androgénica

volver