Nuevo tratamiento de disfunción eréctil (ondas de choque)



La necesidad de generar nuevos vasos sanguíneos en el pene de quienes padecen disfunción eréctil de causas vasculares se ha vuelto prioritaria puesto que algunos de estos casos no responden a las medicaciones orales y, en muchos casos, tampoco a las drogas intracavernosas (papaverina, fentolamina, prostaglandina E1).

Los factores de riesgo mayores (FRM) en el área cardiovascular: diabetes, cigarrillos, hipertensión arterial, colesterol y/o triglicéridos elevados, la obesidad, la depresión, el estrés y la vida sedentaria, producen lesiones en las capas íntimas de las arterias (endotelio) produciendo una disfunción endotelial y también arteriosclerosis, lo que inhabilita a estos vasos para dilatarse correctamente, segregar óxido nítrico (gas dilatador de las arterias) y por ende lleva a una impotencia de causa vascular.


LAS ONDAS DE CHOQUE

Mientras que el sildenafil, el vardenafilo y el tadalafilo actúan inhibiendo una enzima (la 5-fosfodiesterasa) que, a su vez, impide la llegada de sangre al pene, al ser inhibidoras de la enzima inhibidora son facilitadores de la erección, la novedad de las ondas de choque es que directamente generarían una nueva vascularización de los cuerpos cavernosos, o sea: producirían nuevos vasos sanguíneos. Según los resultados -se habla de un 60% de éxitos con el tratamiento con ondas de choque- reemplazando a las prótesis penianas y al uso de drogas intracavernosas y al mejorar el endotelio arterial haría que la acción de los fármacos por vía oral sea más efectiva. Este tratamiento no se aplicaría a las disfunciones psicogénicas y situacionales, las que responden a las terapias sexuales breves, a los suplementos (como la L-Arginina) y a las medicaciones orales.

 

ONDAS DE CHOQUE PARA TRATAR LA DISFUNCION ERECTIL

Las ondas de choque se desplazan a la velocidad del sonido. En Medicina, se utilizan desde 1980 para la llamada litotricia (desintegración de las litiasis –cálculos- renales y uretrales). Pero a diferencia de éstas las ondas de choque empleadas en la disfunción eréctil son de baja energía.

Es un tratamiento incruento, indoloro,  no invasivo, que requiere unas cuatro a cinco sesiones de 20 minutos durante un mes, y se aplican en el pene ondas de choque y se ha observado que estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos (neo angiogénesis).
En pacientes con Enfermedad de Peyronie las ondas de choque calman el dolor y la inflamación cuando se aplican sobres las placas de fibrosis y sobre los cuerpos cavernosos.
Las ondas de choque de baja energía se utilizan también para:

  • estimular la generación de nuevos vasos sanguíneos en otras áreas del cuerpo y así mejorar la circulación sanguínea
  • podrían mejorar el flujo sanguíneo de los vasos y del músculo cardíaco en casos de infarto de miocardio.
  • producir relajación muscular.
  • eliminar o aliviar puntos dolorosos (acción analgésica y antiinflamatoria).

Hay estudios recientes que han demostrado que favorecen la formación de nuevos vasos sanguíneos y producen un efecto beneficioso sobre la circulación sanguínea.
En fechas recientes se han publicado diferentes estudios sobre la utilización de ondas de choque de baja intensidad para mejorar a pacientes con disfunción eréctil de causa vascular.
En las Guías de la Asociación Europea de Urología de 2013 (Guidelines on Male Sexual Dysfunction- European Association of Urology 2013) el tratamiento con ondas de choque de baja energía se propuso como una opción terapéutica sin efectos adversos.

Varios trabajos han presentado que los pacientes con disfunción eréctil vascular tratados con ondas de choque de baja intensidad mejoran su función eréctil y la función del endotelio (capa íntima de las arterias). Ningún paciente presentó dolor ni efectos adversos.
Cada aplicación dura aproximadamente de 20 a 30 minutos y se hace de forma ambulatoria, o sea: el paciente no tiene que quedarse internado.
Muchos pacientes que no respondían a los inhibidores de la 5-fosfodiesterasa (sildenafil, vardenafilo, tadalafilo) han recuperado sus erecciones tras el tratamiento con ondas de choque de baja energía, mejoraron su repuesta al uso de esos fármacos.



 Aplicación de Ondas de Choque sobre tejido eréctil

 

  • Son aplicadas directamente sobre el pene sin necesidad de anestesia puesto que estas ondas no producen dolor.
  • No produce ningún efecto adverso ni deja marcas en el pene.

Si bien recién ahora se está utilizando este recurso terapéutico nos presenta un panorama auspicioso en el tratamiento de las disfunciones eréctiles de causa vascular refractarias a los tratamientos orales o inyectables (drogas de aplicación intracavernosas) y tal vez evitaría la colocación de prótesis dentro del pene.

 


volver