Complejo del tamaño (Parte I)

NUEVA VERSIÓN

En junio del 2001 tuve oportunidad de ser invitado al 15th Congreso Mundial de Sexología (París), en el 2003 al 16th Congreso Mundial de Sexología (La Habana), en 2005 al American Urology Congress (San Antonio, Texas) y me llamó la atención la enorme cantidad de trabajos presentados por colegas de todos los continentes, desde Asia y Africa a Europa y América, donde se tocaba el tema del tamaño del pene y los posibles tratamientos (quirúrgicos, mecánicos o kinésicos) para la elongación o engrosamiento. También había trabajos sobre los condicionantes psicológicos de este problema que obsesiona a varones alrededor de todo el mundo, lo que prueba que el complejo del tamaño es universal y hay que prestarle atención ya que muchos lo padecen con gran carga de angustia y baja autoestima.

  • Oscar, 38: Poseo un pene pequeño y, aunque mi compañera no me diga nada, interiormente sé, estoy convencido, que en nuestros actos sexuales no rindo como es debido. Leí que hay aparatos y cirugías para alargar el miembro.
  • Daniel, 26: me impresionó cuando vi una propaganda de la película Godzila que decía: "el tamaño también importa".

Muchos de ellos consideran que el problema les trajo a lo largo de su existencia, los siguientes problemas:

  • Estar solteros o solos
  • No poder lograr una buena erección
  • Ser eyaculadores precoces
  • No gustar a las mujeres
  • Estar deprimidos
  • Haber fracasado en la vida
  • No poder cambiarse en los vestuarios
  • No haber debutado

¿Más grande es igual a mejor rendimiento?

El caso de Oscar es algo típico como de otros que sostienen "poseer un pene pequeño y, aunque ella no me dice nada, interiormente sé que en nuestros encuentros sexuales no rindo como es debido”.

  • Julio, 28: sé que las mujeres no quieren seguir conmigo porque tengo el miembro muy chico, tengo relaciones una vez y me terminan dejando.
  • Carlos, 41: aunque me digan lo contrario sé que las mujeres les gusta el tamaño grande y yo creo que hay relación directa entre la potencia sexual y el grosor porque así el pene se llena más de sangre.

¿A mayor tamaño, mayor potencia?

La asociación entre el tamaño del pene-virilidad-potencia sexual es una creencia arraigada entre los varones.

No vaya a creerse que este complejo incide solamente en los varones heterosexuales sino que he podido escuchar en algunos de mis pacientes homosexuales cuánto los inhibía y acomplejaba el tener un miembro muy chico: en sus círculos también se deifica al que la tiene de gran tamaño.

  • Julián, 29: soy homosexual y no me fijo en el largo sino en el grosor.
  • Darío, 36: en el ambiente gay el tamaño es muy importante y yo que la tengo chica me siento despreciado.

¿Quién se acostará conmigo si lo tengo chico?

Muchos sostienen que sus compañeras piensan que no rinden como deben porque el tamaño de su pene no es satisfactorio, aunque ellas no lo confiesen. Es una sucesión de sobreentendidos y supuestos (él cree que ella cree que él cree) y sobre estos silencios y suspicacias se generan situaciones conflictivas. Cuando se convierte en obsesión puede llegar a perderse el apetito sexual, debido al convencimiento de que va a pasar vergüenza, actuando como una verdadera pantalla encubridora que el mismo sujeto desconoce: él sigue afirmando que no sale, no tiene pareja, ni esposa ni hijos, por una cuestión de tamaño.

  • Lila, 45: no me gustan los que la tienen chica ni los eyaculadores precoces.
  • Viviana, 46: a mí me gusta que la tengan gruesa.

¿Una prueba de virilidad?

Una de las leyendas más aceptadas es que cuanto más grande es el pene, más viril es el varón durante el coito. Es decir que el tamaño está en relación directa con la capacidad de un individuo.

  • Damián, 29: cuando penetro a mi novia, luego de un rato siento que mi miembro "baila" dentro de la vagina, es que la tengo muy chica y eso es mi obsesión.

Como cierre de esta primera parte podemos afirmar que es una problemática muy común en los varones y un motivo frecuente, angustiante y repetido en los consultorios sexológicos.

NOTA: este artículo, debido a su extensión, se ha dividido en 2 partes.

 

Ir a Complejo del tamaño - Parte II

volver