Problemas con el tamaño del pene: Testimonio

NOTA DEL EDITOR: decididamente el tema del tamaño para muchos varones es un problema serio, que los inhibe y en muchos casos obsesiona y lleva a evitar los encuentros. Por eso la ciencia médica trata de encontrarle una solución, las posibilidades por ahora no son muchas: los tensores por un lado (hay unos de origen alemán que elongan unos centímetros y son los que más estamos usando), otras veces se hacen ciertos tipos de cirugías, pero se dejan para último recurso.

Ricardo, 35, Dominicana

Saludos a todos. Les agradezco mucho todo lo que ustedes han hecho, con el propósito de ayudar a personas como yo. Lo admito. Tengo un gran trauma que he venido cargando con el desde los doce años. Mientras era un baby nunca pensé en nada sobre el tamaño de mi pene: me veía normal, o igual que los demás; y nunca me avergoncé; pero cuando cumplí los doce noté que el pene de mis amiguitos, primos y demás familiares de la misma edad; estaban engrosándose y poniéndose más largos.

Fue ahí donde inicié con la masturbación; ya que algunos me decían que eso lo hacía crecer. Me masturbé, masturbé y masturbé sin ningún resultado.

A veces he deseado no haber nacido; ya que he escuchado a muchas mujeres decir que les encantan los penes grandes y tengo unos hermanos que por tenerlos grandes las mujeres siempre les andan detrás. En cambio yo me casé y un día mi esposa recogió su ropa y se fue. A ella yo nunca le mostré mi complejo; a cada momento me decía: ¡pero qué chiquito lo tienes! Eso me dolía mucho pero nunca le contesté nada grosero. Un día se fue, me dejó y yo la traté muy bien y le daba mucho sexo. Aunque es pequeño es muy erecto. Y duro hasta una hora en puros movimientos. Yo pensaba que la saciaba; mi gran pregunta es: ¿me habrá dejado por el tamaño de mi pene? Ahora tengo mucho miedo.

Estoy buscando una mujer para casarme y una de las primeras preguntas que les hago es la siguiente: ¿te importa el tamaño del pene de la persona con quien te vayas a casar?  Esa pregunta creo que es muy importante.

Y si ha tenido varios maridos también les pregunto el tamaño de los penes que fueron penetrados en su vagina. A mi entender esto es un problema, y los que lo tenemos debemos admitirlo, saber como lidiar con ello y ser inteligentes al buscar pareja; especialmente para el matrimonio. Si una mujer ha sido penetrada por un pene bien grande y se ha acostumbrado a sentir ese pene, a sentir sus orgasmos con ese pene si después viene uno con un pene chiquito no será igual; ni para él ni para ella.

Mi pene mide trece centímetros en erección y de diámetro doce y yo he penetrado mujeres que no he sentido nada, nada y nada. 

Usted me disculpa; pero el tamaño importa ¡muchooo!, y creo que el mejor consejo es educar para no cometer el error de elegir la pareja incorrecta.

Últimamente yo mismo he tenido que aprender a vivir con mi problema. ¿Saben qué?: es un problema de mala congenitura. Yo no tengo a quien heredar para tener ese pene de niño. Eso fue un problema y hay que admitirlo. Y tengo que aceptarlo; pero también tengo que ser muy inteligente si no quiero que me vuelvan un “santo cachón” (Nota del editor: en sentido popular aquel que deja poner los cuernos, “es una persona que recibe mucha infidelidad de parte de su pareja y no importa; puede saberlo o no”; todo aquel que se hace el que no sabe o no quiere ver que le están siendo infiel). ¡Gracias! Me disculpan lo mucho que escribí. ¡Bye!

Nota del Dr. Sapetti: como artículos complementarios se sugieren leer El complejo del tamaño, Cirugías peneanas de agrandamiento, El tamaño del pene: algunos datos estadísticos.

volver