¿Las terapias sexuales versus psicoanálisis? (Parte I)

Definición

arte erótico hinduLas (Psico)Terapias Sexuales entran, a nuestro entender, en el campo de las Psicoterapias Focalizadas, de objetivos limitados. Planteamos esto porque nos sirve para enmarcarlas y definirlas no como algo atípico y fuera de todo marco teórico (sólo basadas en el uso de unas cuantas técnicas probadas como eficaces) sino en un marco ideológico que, pudiendo ser variable de acuerdo a la formación del terapeuta, las sustenta y permite su instrumentación de manera sistemática y planificada. Hablamos de la formación del Terapeuta ya que, éste podrá tenerla predominantemente psicoanalítica o gestáltica, tanto como conductista o sistémica, aunque luego sus intervenciones técnicas se alejen de la ortodoxia.

Podríamos definirlas entonces como Psicoterapias breves, entendidas así  porque abarcan un lapso de unas 10 a 15 sesiones en la mayoría de los casos, con baja frecuencia (semanal o quincenal), focalizadas (ya que recortan el síntoma tratando de definir el problema con la mayor claridad posible), de objetivos limitados puesto que procuran la remisión sintomática, con un abordaje de la pareja desde un punto de vista sistémico, con la implementación de múltiples recursos técnicos:

  • suministro e información

  • señalamientos y redefiniciones

  • intervenciones paradojales y prescripciones del síntoma

  • sugerencias específicas (“tareas”)

  • juegos psicodramáticos o gestálticos

  • sueño dirigido

  • técnicas corporales y de relajación

  • interpretaciones desde una perspectiva psicoanalítica

  • uso de medicaciones específicas cuando esto se requiera

Quizás no quisiéramos abundar en su tipificación pero si hacer una aclaración: nuestro país viene de una tradición terapéutica fuertemente influida por el pensamiento psicoanalítico en casi todas sus corrientes que, junto a sus aportes positivos, trajo una gran polémica en contra de las Psicoterapias breves, a la que se veía como un subproducto, como una versión bastarda de las psicoterapias "profundas" y no como un instrumento terapéutico con dinámica propia, con una articulación técnica que le otorgaba una singularidad insoslayable y que, además, resultaban efectivas.

Esta polémica zanjada en casi todo el mundo aún hoy la escuchamos con respecto a las Terapias Sexuales, especialmente desde la ortodoxia, ya sea freudiana o lacaniana. Pero lo que no resuelven algunos psicoanalistas lo resuelven los mismos pacientes: ellos no suelen esperar tanto y se autoderivan o abandonan los tratamientos que no tienen en cuenta su problemática sexual. En el lado opuesto hoy vemos que muchos analistas nos envían sus pacientes, habiendo perdido, entre otras cosas, el miedo a que el paciente se le fuera por derivarlo al Sexólogo (de la otra manera algunos veían que cansados de esperar lo irrealizable, desertaban sin mayores explicaciones).

En nuestro Centro de Sexología, aproximadamente el 40% de los consultantes están en el curso de una Psicoterapia individual, grupal o de pareja, y llegan por derivación propia o por  sus psicoterapeutas.

¿Cuáles son las disfunciones que se tratan?

En los varones las consultas más frecuentes son:

En las mujeres las consultas más frecuentes son:

Una consulta que puede asociar la problemática de ambos miembros de la pareja es el llamado matrimonio no consumado, entendido así a quienes no han podido consumar un coito con penetración durante un lapso de unos 6 a 8 meses, a pesar de intentarlo al menos una vez al mes.

Un hecho digno de observarse es que ciertas depresiones larvadas, reactivas, comienzan a manifestarse por algún síntoma en el área sexual: disminución del deseo, menor respuesta erectiva, dificultad de llegar al orgasmo. Sólo en el curso de las entrevistas diagnósticas, y aún algo después, el síndrome depresivo irrumpe claramente. Lo remarcable es que al no ligar el síntoma sexual con esa depresión subclínica aquél va reforzando aún más la baja de la autoestima y la pérdida de confianza, con aumento de la vivencia displacentera.

Ir a Terapias Sexuales vs. Psicoanálisis - Parte II

volver