Testimonio de una impotencia situacional

TESTIMONIO DE UNA IMPOTENCIA SITUACIONAL

Nota: en este testimonio, en el que fueron cambiados los datos, se dan varios síntomas que vemos en las consultas de varones, como ser la disfunción eréctil situacional, el miedo al fracaso y la evitación de la escena amorosa, una iniciación traumática y ese hecho observable en la clínica, de aquellos que cuando se enamoran no pueden excitarse y cuando se excitan –muchas veces con parejas pagas- no pueden enamorarse. Como que tienen disociadas ambas vertientes. Su pronóstico, no obstante, es favorable.
De paso observemos el cuadro de Botticelli: veamos la cara de Venus, aburrida y resignada, ante Marte que yace dormido, ignorándola, mientras los pequeños sátiros “le levantan la lanza”: ¡uno de ellos trata de insuflarle un poco de energía!

Dr. Sapetti: Obtuve su contacto a través de la página sexovida.com. Lo que sigue es algo nunca se lo conté a nadie, ni siquiera a mis mejores amigos. Desde los 16 tengo problemas de disfunción eréctil. Cuando tenía 16 fue, digamos, el primer intento. La verdad es que no tenía idea de lo que estaba haciendo, había tenido muy poco contacto físico con mujeres hasta ese momento, había "transado" pocas veces y me sentía inseguro con ellas. Esa vez mi pene no reaccionó para nada, yo estaba muy nervioso y ni siquiera en un momento estuvo erecto. La chica era mi novia y decidí alejarme de ella porque sentía pudor, miedo a que no vuelva a funcionar. Con el pasar de los años quedé marcado por esa experiencia, pero comencé a interactuar más libremente con las mujeres, sin llegar al coito, situación que yo trataba de evitar a último momento con cualquier excusa, ante la sorpresa y perplejidad de las chicas con las que estaba. Perdí la posibilidad de estar con chicas que me gustaban mucho por este problema, lo que llevó a situaciones de extremo dolor, frustración, bronca, sin poder contárselo a nadie, en una infinita soledad.

Comencé a encontrar algún tipo de correspondencia entre mis deseos y mi pene que, al estar con mujeres, "intentaba" alguna erección pero que no era de mi confianza. Para masturbarme el pene funcionó siempre. Hace un año tuve sexo con una chica de las que uno le paga, tuve una erección pero no buena, el acto duró pocos segundos, hubo penetración pero no sentí nada parecido a una buena masturbación y fue el peor orgasmo de mi vida, casi ni lo noté.

Continué todo este año sin tener relaciones, pero con un mucha más confianza con respecto a mi futuro desempeño sexual, supongo porque me siento un poco más cómodo con las mujeres. Ayer volví a tener relaciones con una de las mujeres que dan amor por dinero (ya se habrá dado cuenta que me siento seguro con ellas, igual fueron las únicas 2 veces), y si bien costó al principio lograr una erección y penetrar, pude hacerlo, no fue tan efímero como la anterior, sentía lo que estaba haciendo, habrá sido un minuto o un poco más y tuve un muy buen orgasmo. Esto me dio confianza, y hoy invité a una chica a casa...las cosas no salieron como esperaba, no logré penetrarla bien, cuando penetraba se salía y no podía volver a hacerlo. Mi erección se debilitaba con el preservativo. En un intento de penetración eyaculé sin decirle nada a ella... luego continuamos, pero ¡no podía penetrar!, ella me hizo sexo oral, masturbación y después de una largo rato, haciéndolo yo mismo con ella "motivándome" con caricias, etc., logré que se eructe (SIC) bien y eyacular de nuevo, pero fuera de la vagina. La experiencia de hoy me ha dejado muy mal, no puedo dormir, y después de todo lo que pasé en estos años decidí por primera vez exteriorizarlo, pedir ayuda, porque no encuentro la salida definitiva a este problema. Además conocí otra chica que me gusta mucho y estoy muy bien con ella, pero sé que quiere tener sexo en lo inmediato y yo no sé como voy a responder, sobretodo viendo que ella es muy experimentada y yo no...

Espero no haberlo aburrido, pero necesitaba volcar todo esto, nunca lo había hecho y creo que lo tenía que hacer, empezar a salir. Muchas gracias, y lo felicito por su página que es muy completa y me ha traído algo de calma en el momento que estoy pasando.

Hernán, 22, Argentina