Testimonio: pareja no consumada
TESTIMONIO: PAREJA NO CONSUMADA
(“NO CONSEGUIMOS LA PENETRACIÓN”)

NOTA: típico caso de pareja no consumada, con rasgos fóbicos y con miedo al éxito (ver los fallidos). Suelen tener buena resolución cuando se tratan.


Me gustaría realizarle una consulta para saber de su opinión, agradeciéndole por anticipado su colaboración y respuesta. La situación es la siguiente: en 2007 y después de un año de relación con mi pareja, decidimos pasar un fin de semana juntos fuera de la ciudad, en un hotel de un entorno tranquilo y agradable, para hacer el amor por primera vez. Para ambos era la primera experiencia sexual de nuestra vida, lo que afrontábamos con expectación y como la consecuencia del profundo amor que nos tenemos.


Adán y Eva, A. Durero

 

Cuando llegó el momento en el que estábamos desnudos y preparados para el coito, después de haber practicado tiernas caricias, me encontré que tenía dificultades para mantener la erección y, cuando volvía a excitarme, el solo hecho de colocarme el preservativo me hacía perder la excitación y la erección.

Tenía temores a que fuera todo bien (NOTA: ACTO FALLIDO), a satisfacer a mi pareja y a evitar el dolor. Conseguí que mi pareja estuviera tranquila y excitada, sin embargo aunque yo estaba lleno de deseo por ella no lograba tener la erección y, cuanto más lo intentaba, más dificultades tenía. Decidimos tomarnos todo el tiempo del mundo a dedicar más espacio a las caricias preliminares y llegué a conseguir la erección y colocarme el preservativo sin problemas, pero al intentar el coito perdí la erección y no pude realizarlo.

Ambos hemos decidido apostar por el doble método (pastilla anticonceptiva y preservativo) y habíamos madurado la idea de tener esa primera relación sexual, consentida por ambos, por lo que en ese aspecto no tenía miedos. Posteriormente a ese hecho decidimos obviar la penetración y profundizar más en los juegos eróticos, lo que incrementó nuestro conocimiento mutuo pero no resolvió el problema mental que me provocaba la falta de erección (sin embargo era capaz de masturbarme en privado y lograr la eyaculación).

Finalmente decidimos acudir a un médico psiquiatra para comentarle el problema. Este doctor no encontró nada especialmente preocupante, sugiriéndome la toma de viagra con el fin de facilitar la erección. De este modo, antes de practicar sexo con mi pareja la toma de viagra me hace mantener la erección.

El problema que tenemos ahora es que no conseguimos la penetración, bien porque mi pareja no logra dilatar suficientemente la vagina o porque no realizamos el coito en la mejor posición (aplicamos la postura del misionero y, en una silla, ella de frente sobre mí). Sólo hemos logrado introducir un centímetro de mi pene en su vagina y estamos preocupados porque deseamos consumir (NOTA: NUEVO ACTO FALLIDO) por completo la penetración.

Le agradezco su colaboración, pidiéndole excusas por mi largo comentario, y le muestro mi admiración y respeto. Un cordial saludo.

Claudio, 32, Argentina, 2008