Vaginismo y fobia a la penetración

TESTIMONIO 2006

Gustav Courbet - "El origen del mundo"Viviana, 30, Argentina

A la edad que tengo sigo virgen. Intenté tener relaciones con más de una pareja (por primera vez a los 25) y el mínimo intento de penetración me causa rechazo y dolor. ¡Ni siquiera puedo ponerme un tampón! He tenido novios con quienes obviamente no pude nunca consumar una relación sexual; aunque en todos los casos puedo llegar al orgasmo (incluso más de una vez), no permito que me penetren.

Disfruto mucho de las caricias y de los encuentros íntimos, he tenido relaciones casuales y fugaces en las que he contado en ese momento mi problema porque siento que una vez que estamos juntos acariciándonos la penetración es inminente (porque, además ¡quiero que él disfrute el encuentro!), pero quiero que sepa mi condición y actúe con gentileza al respecto (quienes me escuchan no me creen y una vez que se convencen de que soy virgen poco falta para que ¡huyan despavoridos!).

Los chicos con los que he estado me dicen que sí lubrico bien, que soy una persona muy sexual y que no entienden por qué no les permito penetrarme. La verdad es que yo tampoco entiendo. Consulté a una ginecóloga, la cual dijo que mi caso es enteramente psicológico; que no debería tener ningún problema porque ella pudo introducir su dedo (y que no muchas vírgenes lo permiten físicamente) y que no empezara una relación sexual pensando en que ese fuera el día en que perdería mi virginidad, que sucedería cuando yo menos lo imagine. ¡Cómo deseo que llegue ese día!

Mi doctora no mencionó explícitamente que yo sufriera de vaginismo; tampoco se lo pregunté, pero no me entra en la cabeza que gustándome tanto los hombres y disfrutando tanto de las caricias y de dar sexo oral y recibirlo, yo no pueda permitir una penetración. Como que quiero pero al mismo tiempo no quiero. En este momento no tengo pareja estable, y he llegado a pensar que nunca la tendré en la medida que mi virginidad siga siendo un obstáculo. No sé si debo perder mi virginidad antes de intentar una pareja estable o si debo empezar un tratamiento con la ayuda de una pareja que me comprenda y me ayude.

Agradecería mucho su orientación al respecto; si debo recurrir a ayuda psicológica, quiero saber cómo elegir un terapeuta correctamente o si me puede dar una recomendación; y si puedo iniciar un tratamiento por mí misma, en qué consiste y cuánto debo invertir (en tiempo y en dinero). Mil gracias y espero su respuesta.

Nota del Dr. Sapetti: hay en estos cuadros de fobia a la penetración algo que bien describe Viviana: es lo deseado pero también lo más temido (en este caso la penetración vaginal); es aconsejable tener una o dos entrevistas sexológicas diagnósticas, luego se evalúa la realización de un tratamiento breve, focalizado, entre 8 y 10 sesiones. Hoy no es necesario seguir padeciendo por algo que tiene buena resolución terapéutica.

volver