Disfunción Eréctil (DE) y Tabaquismo: Fisiopatología y tratamiento (Parte II)*

Este trabajo que explica las relaciones entre el tabaquismo y la impotencia, su detección y tratamiento, fue galardonado con la Mención de Honor en el XXI Congreso Argentino de Psiquiatría de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA), premio otorgado al Dr. Adrián Sapetti en Mar del Plata, abril 2005.

Diagnóstico y tratamiento

A los pacientes que consultan por Disfunción Eréctil y que, además, presentan adicción tabáquica se le realizan análisis de rutina y hormonales. Examen clínico. Ergometrías y RX de tórax. Doppler peneano con drogas Intracavernosas. Entrevistas psicosexológicas, escala IIEF-5 para impotencia; tests de Zung (depresión), Fargëstrom (test de dependencia) y Richmond (test de motivación para dejar de fumar).

Se les plantea una estrategia terapéutica de uso de bupropión, asociado a veces con inhibidores de la 5-fosfodiesterasa, y con técnicas cognitivo-comportamentales, con orientación sexológica.

Reducción o supresión de otros FRM (HTA, diabetes, obesidad, vida sedentaria, dislipemias, depresión) cuando los hubiere.

En los casos de hipoandrogenismo (descenso de la DHEA y/o testosterona) concomitantemente se propone el uso de terapia androgénica de reemplazo (en gel transdérmico o inyectable de larga duración).

La dosis inicial de bupropión es de 150mg, hasta llegar en la 2da semana a 300mg en dos tomas (salvo que haya antecedentes convulsivos, de bulimia o anorexia). Se les pide a los pacientes que fijen la fecha de cese de fumar a partir de la 2da semana.

Para la Disfunción Eréctil (DE) se medica, de ser necesario, por vía oral, a demanda, con alguna de estas opciones:

  • sildenafil 50-100mg
  • vardenafilo 10mg
  • tadalafilo 20mg

Se emplean técnicas terapéuticas cognitivo-comportamentales, y terapias sexuales. Hay que acompañar estrechamente al paciente para evitar las recaídas, reconociendo los gatillos (triggers) que lo llevan a retomar el hábito, por otro lado bajar la ansiedad por el rendimiento sexual, el miedo a fracaso y el nivel de exigencia.

También sabemos que el cese del tabaquismo trae aparejado un aumento de peso por lo que se aconsejan dietas de restricción calórica, que no significa hacer dietas represivas, pero sí aumentar las fibras alimentarias, pescados de mar, frutas, semillas, verduras y cereales integrales. Asimismo se los insta a mantener mayor actividad física de tipo aeróbica. Pueden darse suplementos de antioxidantes (ácido ascórbico, alfa tocoferol, coenzima Q10), vitaminas (B1, B6, B12, ácido fólico), algunos aminoácidos (L-Arginina, L-Citrulina -ambos precursores del óxido nítrico-), minerales (zinc, cobre, selenio) y oligoelementos.

En resumen, el abordaje en el CENTRO MÉDICO SEXOLÓGICO se estructura así:

  • evaluación psicosexológica y clínica
  • tests (IIEF-5, Zung, Fargeström, Richmond)
  • ergometrías y RX de tórax
  • estudios complementarios (análisis de rutina y hormonales,  Doppler peneano)
  • indicación de bupropión 150 a 300mg, hasta unas 10-12 semanas
  • cese de tabaquismo a los 15 días aproximadamente
  • en algunos casos se utilizan chicles o parches de nicotina
  • si fuera necesario: uso a demanda de sildenafil, vardenafilo o tadalafilo
  • reemplazo hormonal cuando los niveles están bajos
  • uso de suplementos nutricionales y vitamínicos
  • reducción de otros FRM (diabetes, hipertensión, dislipidemias, obesidad, sedentarismo, estrés)
  • dieta hipocalórica
  • actividad física, de ser posible programada en ciertos casos
  • técnicas de deshabituación cognitivas-comportamentales
  • terapias sexuales

RESULTADOS

El uso conjunto de bupropión con inhibidores de la PDE-5 evidenció buena respuesta en la resolución de la DE. En ciertos casos el uso de este antidepresivo mejoró el deseo sexual y la respuesta orgásmica.

Los efectos 2rios más frecuentes fueron sequedad de boca, ansiedad e insomnio (20% de los casos), rubor y calor facial (40%), acidez estomacal (25%), lumbalgia (10%), cefaleas (25%) -estos síntomas adversos probablemente provocados por los I-PDE5-, aumento del peso (60%) -se interpreta por el cese del consumo de tabaco-; que no obligaron al abandono de la medicación. En algunos casos se indicó medicación paliativa.

En cuanto al cese del hábito se observa casi un 40% de reincidencia, lo que lleva a alentar al paciente en sus esfuerzos, pues sabemos que muchas veces se deja de fumar luego de varios intentos. No obstante hay pacientes con los cuales, de acuerdo a los criterios de reducción de daño (Harm Reduction), sólo puede lograrse un descenso, en muchos casos significativo, de la cantidad diaria de cigarrillos. Otros profesionales postulan como única posibilidad el cese total del hábito de fumar.

CONCLUSIONES

  • El hábito crónico de fumar se asocia con un mayor incremento de la DE, esto constituye al cese del tabaquismo en una meta terapéutica prioritaria.
  • El clorhidrato de bupropión es una medicación indicada para colaborar en dicho cese.
  • Puede asociarse con los I-PDE5 (sildenafil, tadalafilo, vardenafilo) y con parches de nicotina.
  • La mejora de la DE es significativa con la reducción o suspensión del tabaquismo más el tratamiento farmacológico y psicoeducacional, lo que ocurre en menor medida cuando se utilizan los recursos aisladamente.
  • Suelen verse recaídas y se instará a los pacientes a no desalentarse con las mismas ya que muchos dejan el hábito luego de varios intentos.
  • Hay pacientes que no desean abandonar del todo el hábito, pero se puede lograr -con los criterios actuales de reducción de daño (Harm Reduction)-, una disminución significativa de su consumo.
  • Estas medidas farmacológicas deben complementarse con otros recursos adicionales como las terapias sexuales, las técnicas cognitivo-comportamentales, cambios higiénico-dietéticos, corrección de FRM, incremento de la actividad física, suplemento de antioxidantes.

Esto sugiere que el abordaje del tabaquismo, asociado o no a la DE, debe implementarse con distintos niveles de intervención.

Harán falta otros trabajos que convaliden estos hallazgos.

Los profesionales de la salud deberían prestar atención a la presencia del tabaquismo y otros FRM en la aparición de la disfunción eréctil -amén de los factores psicopatológicos- y pueden ser agentes terapéuticos en su resolución, o eventualmente en la derivación a interconsultas especializadas. 

* Dr. Adrián Sapetti
Centro Médico Sexológico
Santos Dumont 3454,  3ro "20" (1427)  Bs. As.  Argentina.
TE: 4552-0389/ 4555-6865
info@sexovida.com
www.sexovida.com

Nota del editor: como lecturas complementarias se aconsejan los artículos sobre Bupropión, Viagra, Tadalafilo, Vardenafilo, La testosterona, L-Arginina, Impotencia, La consulta sexológica, Terapias sexuales.

BIBLIOGRAFÍA

1.     Donghi, A., Vazquez, L. Adicciones. Una clínica de la cultura y su malestar. JVE Ediciones, Bs. As., 2000

2.     Fargeström KO. "Towards better diagnoses and more individual treatment of tobacco dependence". Br J Addict 1991;86:543-7

3.     Feldman HA, Goldstein I, et al. "Impotence and its medical and psychosocial correlates results of the Massachusetts Male Aging Study". J Urol 1994; 151: 54-61

4.     Jorenby D., Lesichow S., Nides M., Rennard S. et al. "A controlled trial of sustained release bupropion, a nicotine patch or both for smoking cessation". N Engl J Med 1999; 340:685-91

5.     Müller FW. MEDEF-Entrenamiento médico para la cesación del tabaquismo. Editorial Polemos, Bs. As., 2004

6.     Sapetti A., Comesaña Díaz E. "Response to Sildenafil by Patients with Erectile Dysfunction Related to the Presence of Major Risk Factors". 153rd Annual Meeting of the APA, Chicago, IL, Mayo 13-18, 2000

7.     Sapetti A. El sexo y el varón de hoy. Emecé Editores, Bs. As., 2001

8.     Sapetti A. Los senderos masculinos del placer. Editorial Galerna, Bs. As., 2006

volver