Virus del papiloma humano (HPV)


Debido a su importancia destacaré que los HPV (siglas tomadas de la denominación en inglés: Human Papilloma Virus) son, en realidad, un grupo de virus que se transmiten generalmente por vía sexual, aunque no es la única vía (puede ser en la pileta o por ropas). Producen un tipo de verrugas (papilomas) con localizaciones en piel, ano, genitales, cavidad oral, etc.

En los genitales femeninos se encuentra en labios mayores y menores, vagina y cuello del útero. En el varón en pene, glande, prepucio o uretra. Estas verruguitas son visibles con una lupa o microscopio, que en la mujer se llama colposcopía y en el varón penescopía: son estudios incruentos e indoloros. Muchas veces no se advierten síntomas de enfermedad y sólo se detecta por palpación en la higiene diaria, a veces por picazón, irritación o secreción, pero la mayoría se detectan por revisación médica, muchas veces por el Papanicolau (PAP). Este famoso método consiste en un suave e indoloro raspado del cuello uterino (cérvix) con una espátula roma, casi siempre de madera o vidrio, para obtener descamación celular. Este material de células del cuello se coloca sobre una placa de vidrio (portaobjeto) y se colorea para luego observarlo por microscopio con el método del científico Papanicolau, quien lo aplicó por primera vez. Cuando aparecen ciertas y características células (koilocitos) en este estudio, pensamos que hay HPV. La importancia de este virus es que algunas de sus variedades se encuentran muy ligadas a la aparición de cáncer de cuello uterino. Pero que quede en claro que esto no significa que sean la única causa, ni la principal, del cáncer sino que son indicadores o co-factores de riesgo, a ser tenidos en cuenta. O sea que si en un examen ginecológico se detecta la presencia de lesiones por HPV y particularmente de algunas cepas de este virus (lo que se puede diferenciar por estudios de laboratorio) hay que tratarlo a la brevedad: este puede ser quirúrgico (incluyendo cauterización, criocirugía - por frío- o con rayo laser) o con el uso de quimioterápicos o medicamentos inmunológicos. En el varón el tratamiento suele ser similar. Para la prevención del contagio o cuando se sabe que uno de los miembros de la pareja lo padece, se recomienda el profiláctico.



VOLVER

Todos los contenidos que se muestran en esta página son de autoriá del Dr. Adrián Sapetti, con excepción de aquellos donde se explicita otra fuente. Todos los derechos están reservados. Se prohíbe la reproducción total o parcial de los mismos sin el consentimiento del autor.

DISEÑO WEB: WEBSAIL