INFECCIONES TRANSMISIBLES SEXUALMENTE (ITS) *
(Parte II)


El SIDA

• Solange, 21: el SIDA ¿se da sólo en homosexuales?

• Rodolfo, 26: ¿cómo se contagia el varón de una mujer?

• Gabriela, 25: si tengo relaciones con un hombre infectado de SIDA ¿me puedo contagiar?

 

Respuesta: el Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA o AIDS) es producido por un retrovirus llamado HIV (humano-inmunodeficiencia-virus) en una persona cuyo sistema inmunitario-defensivo está disminuido. Algunos científicos han afirmado que este virus fue producido por manipulación de ingeniería genética; aunque esto está en el mero terreno de las hipótesis. Otros piensan que es un virus que ataca al macaco verde (mono del África) y que se adaptó al ser humano. Se transmite por contacto sexual, por agujas y jeringas infectadas compartidas entre drogadictos y por transfusión sanguínea y hemoderivados (por suerte estos dos últimos ya están bien controlados). Hetero, Homo, bisexuales toxicómanos, que se inyectan son los más expuestos al virus y constituyen los llamados grupos de riesgo (Flichman J.C., 1987). Si bien es cierto que hay una incidencia mayor en homosexuales que tienen un gran número de contactos sexuales anales no está relacionado con el ser homosexual como se afirmó. El virus se adquiere independientemente del sexo, raza o edad.

Durante el embarazo una madre enferma puede transmitir el virus al bebé y en todo el mundo se han registrado casos de niños nacidos con SIDA, la mayoría de las madres habían contraído la enfermedad por contagio sexual con un infectado sin precauciones o por compartir jeringas contaminadas. Los hemofílicos también constituyeron un grupo en riesgo por recibir numerosas transfusiones, aumentando así la posibilidad de contagio (hoy solucionado). Este virus, que se transmite por sangre o esperma, se encuentra en bajísimas concentraciones en saliva, sudor, lágrimas o lubricación vaginal; por consiguiente para que haya contagio tiene que haber contacto entre la sangre y el semen o entre sangre de dos individuos distintos. Actualmente la mayoría de los casos son contagios por sexo anal-vaginal.

La mayor frecuencia de contagio sexual se da por vía anal, sea varón o mujer, ya que en este tipo de penetración, suelen producirse en la mucosa rectal y anal, pequeñas lastimaduras o escoriaciones con el consiguiente sangrado (hecho que no siempre es objetivable desde el exterior), entonces los linfocitos del semen, que son las células donde se aloja el virus, entran en contacto con los linfocitos de la sangre de la persona no contaminada y así se produce el contagio.

* En una felación (contacto oral genital) si el hombre portador del virus eyacula en la boca de la mujer y ella tiene una lesión (a veces microscópica) o lastimadura sangrante podría contagiarse. Si esas lesiones no están presentes el contagio no se produce: las caries no representan una vía de entrada al virus, ni tampoco el hecho de tragar el semen infectado salvo alteraciones orofaríngeas (en la boca y en garganta).
* Algunos investigadores suponen que podría haber riesgo adicional en un coito durante el período menstrual al entrar en contacto el virus presente en el semen con la sangre dentro del útero, este probable riesgo disminuiría con el uso de preservativos o del diafragma.
* Una mujer infectada contagia a un varón por vía genital, entre otras, por las siguientes condiciones: menstruación o lesión sangrante en vagina, una ITS como Herpes y/o HPV con la presencia de lesión en el pene o uretra (que muchas veces no tiene manifestaciones clínicas). Así podrían entrar en contacto los linfocitos contaminados de la sangre de la mujer con los linfocitos sanos de la sangre del varón.
* Las prostitutas, que suelen tener coitos anales con distintos clientes y coitos vaginales sin la lubricación adecuada y que, en general, padecen otras ITS a repetición, favorecedoras de la penetración del virus del SIDA, están más expuestas al contagio.
* Se ha visto que en África es alta la incidencia de SIDA en homo y heterosexuales, esto se explica por la disminución generalizada de las defensas en estos individuos (déficit alimentario, condiciones insalubres de vida, presencia de otras enfermedades infecciosas no transmisibles sexualmente). Se cree que allí el virus se ha expandido rápidamente por transmisión heterosexual en razón de los elevados índices de ITS no tratadas donde hay lesiones o ulceraciones que facilitan el contagio (Essex M., 1987).

Resumiendo: el contagio se daría cuando el semen infectado se pone en contacto con alguna lesión sangrante del individuo sano o cuando hay un contacto directo (transfusión) prácticamente controlado o indirecto (jeringas) de sangre de un portador de SIDA con la sangre de una persona sana. Obvio es decir que el uso de profilácticos disminuye considerablemente la posibilidad de infección, como se ha comprobado en Japón donde la incidencia de SIDA es notablemente menor que en USA y Europa, entendiéndose esta circunstancia en razón de que allí el 60% de la población utiliza preservativos de modo regular.

• Ornar, 41 años: Luego del contacto sexual con un enfermo, ¿cuánto tiempo tardan en aparecer los síntomas del SIDA?

• Alfredo, 37 años: ¿De qué mueren los enfermos de SIDA?

Respuesta: Desde que el virus penetra hasta que se produce la enfermedad puede pasar un período de incubación que dura desde semanas hasta 8 años, durante los cuales, a pesar de no tener síntomas de enfermedad (fiebre y ganglios inflamados en todo el cuerpo durante tres meses, fatiga, sudores nocturnos, diarreas, disminución del deseo sexual, pérdida de peso) la persona está contaminada y puede transmitir el virus sin saberlo. Habría que aclarar que un individuo puede entrar en contacto con el virus HIV y no desarrollar SIDA, es decir que el organismo se defiende y logra neutralizar al virus. Por eso cuando alguien está debilitado, enfermo o desnutrido favorece la agresión viral y la posterior aparición de la enfermedad, que sólo se desarrolla en un 10% a 25% de los infectados. El virus HIV al atacar los linfocitos CD4, que son los encargados de las defensas del individuo, producen una disminución de las mismas y permiten la aparición de infecciones oportunistas (hongos, bacterias, otros virus, o un parásito llamado Neumocistis Carinii). Por otra parte el paciente puede morir a causa de formaciones cancerosas (Sarcoma de Kaposi o cáncer de piel). El tratamiento se centra aquí en detener estas enfermedades asociadas.

En este momento la investigación no ha logrado producir una vacuna ni medicamentos curativos; los que se están usando actualmente, como el llamado Retrovir o el AZT y otros antivirales (los llamados “cócteles”), probablemente detienen el desarrollo viral pero no significa la curación total del SIDA. Sin embargo debemos aclarar que los rápidos avances de la investigación y la intensidad con que se está trabajando en este campo, pueden hacer posible que cuando este libro aparezca ya existan nuevas posibilidades de prevención y tratamiento, así como mejores y más amplios conocimientos sobre esta enfermedad. Hoy disponemos de Cócteles de drogas antirretrovirales que como dijimos no curan, pero han disminuido considerablemente las internaciones.

• Jorge, 35 años: ¿Es posible el contagio de SIDA en piletas y baños públicos?

• Luisa, 41 años: ¿No están exagerando con eso del SIDA?

Respuesta: El SIDA no se contagia en las piletas, baños, cines, ni atendiendo pacientes enfermos, ni compartiendo lugares de trabajo, estudios o medios de transporte; tampoco se contagia por un beso o por picaduras de mosquito. En las cárceles donde hay gran promiscuidad por la superpoblación penal y debido a la alta frecuencia de relaciones anales entre los detenidos puede haber casos de contagio de HIV, como los hay de blenorragia, hepatitis B (que es otra enfermedad transmisible por contacto sexual), sífilis o pediculosis.

En cuanto a la pregunta de Luisa diremos que la aparición del SIDA ha servido de excusa y arma para que algunos invoquen el castigo divino como causa de esta enfermedad y en encuestas realizadas en Brasil y EE.UU. un porcentaje alto de la población creía en la etiología divina, recordando el modo en que fueron consideradas las pestes que asolaron a la Europa medieval. Esto también ha servido para discriminar a los homosexuales y a las personas de raza negra, y condenar por otro lado a las relaciones que no se ajustan a la moral monógama. Paralelamente el temor, exacerbado por los medios de difusión masiva, ha producido un cambio en las costumbres sexuales de gran parte de la población de muchos países: limitación o rechazo de las relaciones sexuales ocasionales con desconocidos, incremento del uso de profilácticos, disminución del

contacto con prostitutas, en los grupos de homosexuales desplazamiento del coito anal a la masturbación mutua, o abstinencia lisa y llana.

En nuestro país se le da una profusa difusión al tema en notas traducidas de Inglaterra, USA o Francia y aparecen seguido noticias sobre el problema, que es grave indudablemente, pero nadie se escandaliza por la mortalidad infantil, por los miles de infestados por el Chagas ni por la elevada tasa de desnutrición. Otra vez el sexo necesita ser reprimido y cualquier hecho es magnificado para justificar las terribles admoniciones, la persecución y el castigo.


• Leo, 32 años: ¿Qué hacer para prevenir el SIDA?

• Elvira, 38 años: ¿Qué medidas se pueden tomar para evitar el SIDA?

Respuesta: De acuerdo a lo que hoy se sabe podríamos dar algunas recomendaciones:
1) Reducir el número de parejas sexuales ocasionales y más precisamente la práctica de coito anal con desconocidos.

2) Usar profilácticos (además previene otras infecciones y es anticonceptivo).

3) No usar jeringas que fueron utilizadas por otras personas como son los casos de drogadictos que se inyectan ("pican") o simplemente de centros donde no se esterilizan las jeringas y agujas (incluidas de acupuntura) o vuelven a usar los elementos descartables.

4) Controlar mediante análisis la sangre o sus derivados que vayan a ser utilizadas en transfusiones y que hoy, como se mencionó, esto funciona bien.

El Dr. Flichman J.C., en su libro "El SIDA y otras enfermedades transmisibles sexualmente" nos agrega otras recomendaciones:

5) Los toxicómanos y personas politransfundidas (aquellos que han recibido muchas transfusiones) deben abstenerse de donar sus órganos, sangre o esperma.

6) Quienes mantienen múltiples relaciones con personas diferentes y desconocidas no deben intercambiar cepillos de dientes, material de depilación o afeitadoras. Esto se explicaría para evitar poner en contacto la sangre contaminada que se pierde por una posible efracción de las encías o de las mejillas y si quedara el virus en el cepillo o en la afeitadora podría entrar en contacto con otra posible pérdida sanguínea en el individuo sano que use esos mismos elementos. Asimismo estas personas deberían evitar la relación sexual cuando tengan heridas en manos, boca y zona genital o anal. Estas medidas son un tanto extremas como también sería, para alguien que siente una verdadera fobia por el SIDA, realizar una abstinencia total y permanente de todo contacto sexual con otro individuo.

7) Apuntalar las defensas del organismo siguiendo una dieta suficiente y equilibrada, descansar y dormir lo necesario y disminuir o suspender el uso de tóxicos.


* Dr. Adrián Sapetti



Ir a la tercera parte de este artículo

volver