ROSA MOSQUETA

La rosa mosqueta (Rosa eglanteria, Rosa rubiginosa, Rose Hips), es un arbusto silvestre nativo de Europa, pero también se encuentra en estado silvestre en la región sur de la Cordillera de los Andes, tanto en Chile como Argentina (en zona de lagos como en Mendoza). Sus frutos se utilizan para hacer exquisitas mermeladas.
Propiedades Medicinales
Es laxante suave, diurético, astringente, estimulante del organismo, eficaz antioxidante, prepara al cuerpo para defenderse de las infecciones y de los desequilibrios del sistema inmunológico.


Es un reconstituyente general y combate la debilidad, el cansancio y la fatiga. Es una de las mejores fuentes de vitamina C en estado natural.

Los frutos son muy utilizados también en la preparación de mermeladas, tinturas, extractos, bebidas de baja graduación alcohólica, gelatinas, sopas, cremas. Todas estas preparaciones contienen la fuente de vitaminas necesarias, y para su mejor conservación hay que guardarlas en lugares secos, aireados y libres de la acción directa de los rayos solares y radiaciones magnéticas de mucha intensidad.
Aceite de rosa mosqueta
El aceite de rosa mosqueta se extrae de las semillas. Su contenido en Ácidos Grasos Esenciales (AGE) insaturados es muy elevado (80%), de los cuales hay un contenido de:

Los AGE (también conocidos como PUFAs o EFAs) son nutrientes muy importantes en varios procesos fisiológicos y bioquímicos del cuerpo humano, relacionados con la regeneración de los tejidos y el crecimiento celular. Tienen además una función estructural, formando parte de los fosfolípidos de las membranas celulares de los tejidos del organismo, y son los precursores de las prostaglandinas y leucotrienos, a partir de la síntesis del Ácido araquidónico.
Estudios realizados en la Universidad de Concepción en Chile indican que el aceite de rosa mosqueta contiene niveles elevados de ácidos grasos esenciales poliinsaturados, linoleico y linolénico, los cuales son en parte responsables de la beneficiosa acción en la regeneración de la piel. La envoltura carnosa de sus semillas contiene un alto contenido de ácido ascórbico (vitamina C).
El aceite se emplea en cosméticos dado que:

  • regenera y nutre la piel eliminando arrugas y reduce cicatrices
  • redistribuye la pigmentación, lo que posibilita la eliminación de manchas
  • previene el fotoenvejecimiento y los problemas cutáneos debidos a  la exposición a las radiaciones solares, mediante la generación de melanina
  • además de sus efectos en las capas externas de la piel, también revitaliza las células de las capas interiores, revigorizando el fibroblasto, (células que producen colágeno y elastina, responsables de la firmeza y elasticidad de la piel)

De todos los componentes que contiene el aceite, el más interesante desde el punto de vista de su uso dermatológico es el ácido trans-retinoico o vitamina A activa. Incrementa la capacidad de regeneración de la piel (crecimiento de células nuevas).


Adicionalmente el aceite contiene un 77% de ácidos grasos (básicamente ácido linoleico, linolénico, palmítico) los cuales juegan un rol importante como agentes revitalizadores de la piel.
Utilidades del aceite y afecciones que combate
Tratamiento de cicatrices quirúrgicas y queloides: el tratamiento con el aceite devuelve la elasticidad y el color natural y disminuye el engrosamiento epitelial. En algunos países (Japón, Estados Unidos) el aceite se utiliza en tratamientos prequirúrgicos (con aplicaciones 2 a 3 semanas antes de la operación sobre el área del campo operatorio) y post-quirúrgico luego de extraídos los puntos de la sutura, consiguiéndose una considerable reducción o la eliminación de la formación de cicatrices. También se ha logrado evitar de esta manera la formación de queloides (esos cordones rugosos que, a veces, se hacen sobre las cicatrices).
Tratamiento de las marcas producidas por el acné: también en esta afección el aceite suaviza las cicatrices dejadas por la erupción. En algunos casos el aceite (dependiendo del tipo de acné) puede inclusive aplicarse durante al erupción ya que ayuda a la cicatrización rápida de las pústulas.

Tratamiento de piel seca: Aplicado periódicamente, el aceite se utiliza para tratar eczemas, dermatitis y el eczema seborreico infantil. Actúa reduciendo y eliminando el descamado de la piel y la ligera hinchazón que acompaña a las zonas afectadas.

Té de Rosa Mosqueta
Los frutos de la rosa mosqueta también se emplean en infusiones. El té es ligeramente astringente y ácido, de un color rojizo; contiene carotenoides, flavonoides y un aceite esencial que le da la fragancia.
La cascarilla posee hasta 20 veces más vitamina C que un cítrico (por unidad de peso), razón por la cual se la utiliza para preparar una infusión o té que es altamente saludable para el fortalecimiento del sistema inmunológico.


Se considera un gran complemento vitamínico natural y puede beberse junto con el té verde, o en tomas alternadas durante el día. Sus componentes activos son: abundante vitamina C - B - K, taninos, ácido cítrico, pectina, carotenos.

Sus hojas pueden utilizarse para elaborar té verde de mosqueta y sus tallos para extraer junto con sus flores, algunas cantidades pequeñas de aceites esenciales, aptos para aromaterapia, o para la elaboración de aceites para la belleza de la piel.
La Rosa Mosqueta conocida mundialmente por ser libre de cafeína, por su alto contenido de Betacaroteno y de Vitamina C (equivalente a 20 veces la que tienen los cítricos y 8 veces que el del Kiwi), es una planta con numerosas propiedades (antioxidantes, aumenta las defensas, regenera las células).


La acción de la Rosa Mosqueta sobre la estructura celular, confirma nuevamente la afirmación popular que es "el fruto de la eterna juventud", al tener excelentes propiedades como antioxidante.

 

volver