Té verde (Green tea)

Bestia Alada, h. 523, ChinaEl té verde son las hojas desecadas de la planta del té (Camillia sinensis). La diferencia con el té negro es la manera en que las hojas son procesadas.

Los polifenoles -uno de los ingredientes del té verde- son los que le dan su poderosa acción antioxidante. Hay estudios que indican que tendría mayor poder antioxidante que las vitaminas C y E. 

El té verde probó ser 200 veces más efectivo que la vitamina E para neutralizar los efectos de las sustancias oxidativas y los radicales libres sobre los lípidos del cerebro (que están presentes en las membranas celulares).

También reduce y previene la formación de radicales peróxidos (altamente oxidantes).

Muchas de las investigaciones de los efectos del té verde están centradas en el cáncer. Una de las más importantes acciones anticancerígeneas se debe a la inhibición de sustancias carcinogénicas como las nitrosaminas (usadas en Occidente como conservantes y presentes en los cigarrillos).

Además de su acción anticancerígena (y no se entienda con esto que “cura el cáncer”), reduce el colesterol total y el LDL-colesterol (popularmente llamado “colesterol malo”), lo que no excluye los factores de corrección de las grasas saturadas de la dieta y la utilización de medicamentos como la colestiramina, las estatinas, los fibratos o los Omega 3.

Asimismo protege los dientes pues previene la formación de la placa bacteriana.

Resumen de sus acciones:

  • Tiene un alto contenido en polifenoles, que son una variedad de bioflavonoides
  • El más importante de los polifenoles es la catequina, un potente antioxidante
  • Neutraliza los efectos nocivos de los radicales libres que oxidan los lípidos
  • Baja el colesterol
  • Evita las caries
  • Protege de las infecciones respiratorias y digestivas
  • Tendría una acción anticancerígena
  • Por su tenor en cafeína tiene un efecto energizante
No tendría contraindicaciones en el embarazo ni en la lactancia. Al contener cafeína, su consumo excesivo, podría dar nerviosismo, insomnio y ansiedad.
Uso sugerido

Se puede usar en repostería, en helados o en tortas, como lo emplean en la China y en Japón.

El té verde puede consumirse diariamente en infusión, de una a dos tazas. En algunos países se consigue en forma de extracto seco, en polvo o en cápsulas.

También se consigue como bebida instantánea combinada con extracto de semilla de cardamomo (Elettaria cardamomun), Orange Pekoe, extracto de malva silvestre (Malva Sylvestris) y flor de hibisco en polvo (Hibiscus sabdariffa) para aumentar la termogénesis del cuerpo, es decir la capacidad de transformar la grasa en energía.

volver