Obesidad, grupos y programación neurolinguística (P.N.L.)

Apreciación histórica y sociocultural

Desde 30.000 años antes de Cristo data una estatuilla humana, la Venus de Willendorf, llamada así por el lugar donde se encontró, un pueblo a la vera del Danubio. Era una figura obesa, de vientre abultado y enormes senos. Esta imagen de mujer gorda también era usual en las esculturas egipcias, griegas y babilónicas del Período Neolítico.

Quizás estas figuras estaban relacionadas con la representación de la fecundidad, o simbolizaban la abundancia en una época en que la especie humana se preocupaba por completo por subsistir y en este sentido la obesidad sería la contrapartida del  terror a morir de hambre.

Hace 2000 años antes del éxodo de Abraham (patriarca hebreo venerado por judíos, cristianos, y mahometanos) existió una inscripción egipcia que se llamó: "La Estela de Hambruna". Fue escrita sobre una tumba egipcia y en ella se lee:

"Desde lo alto de mi trono yo me lamento pues grande es nuestra desdicha, hace siete años que la crecida del Nilo no responde más a mis órdenes; el grano escasea, faltan cereales y todo otro tipo de alimentación. Cada hombre se transforma en ladrón de su vecino; las personas quieren apresurarse y ni siquiera pueden caminar. Los niños lloran, los jóvenes se arrastran y lo mismo los viejos; su alma está abatida y arrastran sobre el suelo sus piernas inútiles; o bien permanecen inmóviles; las manos unidas sobre el pecho; el Consejo de los Grandes de la Corte está vacío. Los graneros destrozados están abiertos a todos los vientos; todo está agotado".

Este testimonio nos hace entender al miedo ancestral del ser humano a morir de hambre.

Elementos comunes en los obesos

EEs usual encontrar en la mayoría una cierta rebeldía a hacer dieta que pareciera estar relacionada con el problema psíquico que se les presenta cuando tienen que renunciar a la comida que engorda y piensan que en esa renuncia van a perder el placer por comer.

Por otra parte también les resulta necesario que sea otro el que les imponga una ley. Esta rebeldía se da en todas las adicciones y en ciertas personas con rasgos compulsivos. Entonces, cuando se ponen rebeldes a hacer dieta cometen trasgresiones. Por ejemplo, al finalizar el día, cuando tienen que ir a dormir, muchos se ponen furiosos por las frustraciones que han acumulado durante el día y se premian con comida.

Además, una idea que tienen y que se relaciona con esta rebeldía es que si descienden de peso muchos kilos o muy rápido les va a cambiar el carácter, a veces realmente se deprimen o se vuelven irascibles.

Otros, comen como forma de venganza, por ejemplo dicen:

"Me comí todo de la bronca", entonces cuando no comen están más irascibles.

Pero al mismo tiempo hay una necesidad de someterse a la dieta, de que los vigilen, los controlen, que les den la dieta por escrito.

Otra situación que encontré muy frecuente en la conducta de los obesos es la enorme dificultad para organizar las comidas y también una resistencia a ordenarse en el régimen alimentario, al ritmo de comer más veces por día de lo que lo hacían, a tener comidas dietéticas ya preparadas, a prever en sus compras alimentos de bajas calorías.

Esto tiene que ver con una actitud de rebeldía  a ser activo y salirse de la pasividad. Es muy difícil para ellos renunciar a la pasividad porque,  una forma de salir de ella debe ser mediante un acto de investidura de energía de la propia motricidad.

Otra fantasía que he encontrado en obesos es la idea que una dieta los puede enfermar o debilitar o  un temor a volverse anémicos o tener mareos.

Distintos tipos de obesos

También quiero diferenciar distintos tipos de adictos a la comida, para lo cual los relaciono con los diferentes cuadros psicopatológicos:

  • Hay adictos que comen como restitución de la psicosis. Tienen la idea que el cuerpo puede salir flotando, como delirio, entonces comen mucho para generarse un lastre.
  • Hay neuróticos que comen como forma de ocultar sus cuerpos de la mirada erótica de los demás, esto se da con frecuencia en adolescentes mujeres.

  • En otros neuróticos el valor de la comida está muy erotizado, ejemplo de una paciente: "En vez de comerme a los hombres me como todos los postres".  "Me mandé una patinada: comí un chorizo". La patinada como alusión al "patín" (prostituta) y el chorizo simbolizando al miembro viril.

Grupos de autoayuda

En estos grupos tiene radical importancia la presencia del coordinador que es un obeso recuperado.

Todos los miembros del grupo son adictos a comer lo indebido. El líder es el único que logró frenar la compulsión y con su presencia estimula la esperanza, la idea de que es posible recuperarse y mantenerse delgado y sobrio, como se dice en los grupos: vivir en sobriedad.

En cuanto al grupo, en los miembros se fomenta una actitud solidaria de ayudarse entre ellos para impedir la trasgresión.

Conclusiones

Para cerrar este artículo diré que, como psicoterapeuta, considero muy importante para el abordaje de la obesidad:

  • El estilo de trabajo en grupos
  • Complementación con técnicas de P. N. L. (Programación Neurolingüística)
  • Meditaciones del  pensamiento creativo
De este abordaje multidimensional es que se podrá obtener éxitos en el tratamiento de la obesidad.

* Licenciada Liliana Sapetti
(5411) 4553-0934

volver