TAMBIÉN LOS VARONES PUEDEN SER FEMINISTAS *

Escucho decir periódicamente en boca de muchas mujeres –no todas-, que “ya no hay hombres”. Entonces me da la impresión que hay una frase faltante: …“que valgan la pena”. De allí en más se agregan textos como “no se comprometen”, “sólo buscan sexo y nada más”, “los hombres se borran” y se enfatiza en un tipo de varón con características histéricas o fóbicas: son aquellos que seducen y abandonan, mas esto no es privativo de los varones.

Si bien Freud describía un tipo de varón que cuando se excita sexualmente no puede amar y cuando ama no se puede excitar, también sabemos, desde su célebre “caso Dora”, que hay algo en la seducción femenina que tiene que ver con el rechazo posterior de aquel a quien sedujo y al que termina frustrando. Platón nos hacía ver que uno desea lo que no tiene y de lo que está carente y una vez saciado, esa persona u objeto nos dejan de interesar.


Prilidiano Pueyrredón, “El baño” (1865)



Si bien es cierto que para muchos varones una cola bien abundante es suficiente, hay muchos que las preferimos inteligentes, cultas y combativas, nos enamoramos de las líricas y soñadoras y así las buscamos como compañeras o amigas, novias, esposas, psicoanalistas, socias o coautoras.

Asimismo como algunas los prefieren intelectuales, idealistas y despojados, a otras mujeres con que tengan un buen auto y “linda facha” les es suficiente. Si hay machistas contumaces, y es cierto que los hay, que para no complicarse las prefieren tontas, los acompañan las que los eligen adinerados, famosos o poderosos, ayudando a perpetuar el mito masculino de que a ellas sólo les atrae el lujo, el confort y el ser mantenidas, contracara de “ellos las prefieren rubias” y al igual que en aquel cuento de Oscar Wilde, “El ruiseñor y la rosa”, entre la rosa y el brillante se quedan siempre con éste: aún entre ambos sexos existen quienes creen que una joya otorga, en apariencia, más seguridad que una rosa roja, con el perdón del Principito de Saint-Exupéry.

En rápida sucesión escucho decir que en el mundo de los varones, sólo aparecen:


• Los tímidos
• Los huidizos
• Los mameros
• Los conflictuados
• Los que nunca se comprometen
• Los que tienen pánico de engancharse
• Los torpes
• Los gays
• Los babosos
• Los replomazos
• Los rayados
• Los imbéciles
• Los pesados
• Los impotentes
• Los viejos verdes
• Los infieles
• Los demasiado casados

¡No queda nadie en pie y con más de una neurona para pensar! Menos mal que en cualquier momento llega “el héroe salvador”, “el muchachito” siempre presto a salvar a la dama, y generalmente vienen del Norte: Pacino, George Clooney, Brad Pitt, Ewan McGregor, Keanu Reeves, a la vuelta de la esquina.

Me pregunto: ¿sólo en el mundo del cine hay gente digna de ser un príncipe azul?: como buena afirmación del mito que se dice denostar, vuelven a ser más apetecidos y buscados Antonio Banderas que García Márquez, más seductor Bardem que el Dr. Milstein. ¡Ah!, pero acá viene Woody Allen desde Manhattan, para que se enamoren de su talento, pero ¿por qué no un autóctono Subiela, un sencillo y local Ernesto Sábato, algún olvidado pintor o médico del pobre subdesarrollo?

Si se colocan como ideales los actores y carilindos, confundiendo el rol y el personaje con la persona, ¿cómo pedir a los varones que estos busquen o deseen inteligencia en mujeres fascinadas por una colección de figuritas en movimiento?

 


Artemisia Gentileschi (1593-1653), “Cleopatra”


Hace poco leí en un reportaje a una actriz que decía: “los varones son más prácticos, más realistas, más fríos, en cambio las mujeres son más propensas a las quijotadas”.

Que se recuerde siempre hubo valientes varones en el campo de los idealistas, luchando junto a mujeres, persiguiendo metas por qué luchar, locos inventores y creadores, poetas alucinados, mártires utópicos y, hasta donde yo sé, Don Miguel de Cervantes y su inmortal Don Alonso Quijano, eran varones.

Creo que la inteligencia, la creatividad, las fantasías y el talento no son privativos de un género o preferencia sexual, raza, grupo, élite cultural o nivel social. No sería deseable que el enemigo de la mujer sea el varón ni defender un sexismo exasperante que necesite, para enaltecer a los varones, la denigración de las mujeres.

Frente a los varones que no se comprometen y huyeN, hay muchos que caminan junto a sus compañeras, que quieren ayudarlas y ser ayudados. Que aprenden de las mujeres, que se apoyan y cobijan en ellas, que aportan desde su lugar para terminar con la discriminación: ¡también ellos pueden ser feministas!

*Dr. Adrián Sapetti, junio 2010

 

volver