Anhedonia 2° Parte

“No me interesa nada. Para mí la vida es como una posada del camino, donde debo demorarme hasta que llegue la diligencia del abismo. Ignoro adonde nos llevará, porque no sé nada. Si cuanto dejé escrito en el libro de los viajeros puede, releído un día por otros, entretenerlos también en la travesía, estará bien. Si no leyeran ni los entretuviera, estará bien de todos modos”.

                             Fernando Pessoa, en “Libro del desasosiego”

 
Silencio, de Henry Fuseli

Para el año 2020, la depresión se espera que alcance el segundo lugar en el ranking de los años de vida perdidos calculado para todas las edades y ambos sexos. Este es el primer estudio para evaluar la acción en la anhedonia frente a un comparador activo. Un estudio previo demostró que aAomelatina era eficaz  en tratar esta dimensión.

El término ''anhedonia'', introducido por primera vez por Ribot y definido como la incapacidad para experimentar placer, se refiere a un síntoma de estado en varios trastornos psiquiátricos.

Anhedonia es considerada crucial para el diagnóstico de depresión y ha sido considerado como un potencial marcador de rasgos relacionados a la vulnerabilidad para la depresión. Además, representa un síntoma psicopatológico de base en la dependencia alcohólica que con frecuencia ocurre en comorbilidad con depresión y también parece ser relevante en el síndrome abstinencia prolongada al alcohol; en fobias sexuales y en cuadros con deseo sexual hipoactivo

Por lo tanto, sostiene la eficacia en esta dimensión la especial importancia en el tratamiento de pacientes con estas características.


1- Anhedonia, definido como una pérdida de interés y la falta de reactividad a los estímulos placenteros. Está considerada como un síntoma de base para el diagnóstico del Trastorno depresivo mayor predice un resultado pobre 12 meses más tarde.

2- Es un síntoma común residual después del tratamiento.

3 - Está asociada con disfunciones en el sistema de recompensa del cerebro.

4- Por lo tanto, la eficacia de Agomelatina en esta dimensión puede sostener una importancia particular en el tratamiento de pacientes con características anhedónicas.
En la actualidad, existen fármacos antidepresivos eficaces. Sin embargo, la eficacia del tratamiento a menudo no es óptima; aproximadamente un 30% de los pacientes con un diagnóstico de Trastorno depresivo mayor no responde y menos del 60% no logra una remisión.

5-Una investigación reciente indica que sólo el 57,3% de los pacientes recibieron alguna forma de tratamiento, y el tratamiento fue juzgado adecuado en menos de la mitad de estos casos.

6- Los principales problemas con el tratamiento antidepresivo en etapas agudas y a largo plazo son los efectos adversos tales como trastornos gastrointestinales, náuseas, trastornos del sueño, aumento de peso y disfunciones sexuales ; falta de respuesta adecuada; inicio lento de acción; interacciontes con otros medicamentos; y necesidad de poli farmacoterapia.


Este déficit terapéutico enfatiza la posibilidad de alternativas medicamentosas que sean eficaces y bien toleradas, con un inicio rápido de acción y perfil de seguridad mejorado.
Sobre este importante tema, se requieren otros estudios para confirmar un posible efecto de la Agomelatina en los circuitos de la dopamina.

Hay escalas de evaluación de la anhedonia que nos permitirán junto con la evaluación de la depresión, el trastorno de ansiedad o la psicosis que puedan presentar, elegir el tratamiento psicoterapéutico y farmacológico de estos cuadros. En otro orden de cosas se requieren otros estudios para confirmar un posible efecto de la agomelatina en los circuitos de la dopamina, lo que haría de esta molécula una medicación en las depresiones que acompañan a la Enfermedad de Parkinson.

En 1976 L. Chapman y M. Raulin propusieron dos escalas, conocidas como "escalas de Chapman", para la valoración de la anhedonia: una escala para la anhedonia física y otra para la anhedonia social. La Escala Revisada para la Anhedonia Social es un cuestionario de autoevaluación de 40 preguntas que valida la capacidad o no de experimentar placer en el trato con la gente, dialogar, tener relaciones amorosas y sexuales, experimentar sentimientos.


Referencias bibliográficas
-Ribot T. La Psychologie des Sentiments. Paris, France: Felix Alcan; 1896.
-Loas G, Pierson A. Anhedonia in psychiatry: a review. Ann Med Psychol.
1989;147:705-717.

 


 

 

volver