Bullying: Hostigamiento entre pares en edad escolar*

* Dra. Flavia Sinigagliesi – Médica pediatra especialista en trastornos del desarrollo

Coordinadora del GrupoCidep y del Equipo Bullying Cero Argentina

FOTO: LOLA GARCÍA GARRIDO
¿Qué es el Bullying?

El “bullying” es una conducta de hostigamiento o persecución física o psicológica que realiza un alumno contra otro, a quien elige como blanco de repetidos ataques.

Este término lo introdujo un noruego, Dan Olweus, hace más de 20 años luego de observar esta conducta en la escuela entre niños y adolescentes.

Pero el hostigamiento entre pares también puede darse en cualquier lugar donde haya un grupo que comparte varias horas: clubes, iglesias, actividades deportivas y recreativas, etc.

El término "bullying" algunos suponen que viene de la palabra en inglés "bull" que significa toro, aunque Rodrigo de Piérola -un lector de Perú- advierte que deriva de "bully": abusador, y lo confirman Eugenio y Eduardo -dos lectores argentinos-, quienes nos dicen que "bully" significa, como sustantivo: "pendenciero, abusador" y como verbo "intimidar, amedrentar" (estas son las definiciones del diccionario bilingüe Simon&Schuster); es decir que se podría traducir como "intimidar, abusar, torear" (Nota del editor: en la Argentina también podría llamarse "verdugueo" o "verduguear").

¿Cuáles son las características para que una agresión se considere bullying?

  • Debe existir un hostigador y un hostigado
  • El bullying es contra una persona concreta y no contra un grupo. Si fuera así,  sería considerado una pelea entre pandillas
  • Generalmente es un grupo el que ejerce el hostigamiento, dirigido por un líder quien idea las acciones, aunque no siempre sea él el que las ejecuta.
  • Tiene que haber desequilibrio de poder o de fuerza
  • El hostigamiento tiene que ser repetido y sostenido en el tiempo.
Una pelea ocasional o por un tema puntual no es bullying

¿Qué tipo de Bullying es más frecuente?

El hostigamiento puede ser diferente según las edades, el género, el entorno, la reacción de los demás, la condición socioeconómica, etc.

El bullying puede ser:

  • Físico: pegarle, tirarle las cosas, hacerle zancadillas, robarle tareas o útiles, tirarle objetos, ensuciarlo, atarlo.
  • Verbal: ponerle sobrenombres, insultarlo, poner en evidencia defectos físicos, menospreciarlo, burlarse.
  • Exclusión social: ignorarlo, hacerle el vacío, inventar historias falsas, contar intimidades, no invitarlo a reuniones, no sentarse con él.

El bullying físico es mucho más frecuente entre los varones y la exclusión social entre las mujeres.

No ser amigo de alguien NO es bullying.
No querer pasar tiempo con alguien NO es bullying.


Armar una estrategia para que nadie se acerque a alguien SI es bullying.

¿Cómo se ve el Bullying a las diferentes edades?

Las estadísticas indican que la edad más frecuente de que aparezca bullying es entre los 7 y 14 años. Sin embargo hay conductas que aparecen en niños más pequeños, pero son difíciles de medir por falta de métodos específicos.

En Jardín de infantes y Preescolar

En niños más pequeños (sala de 3-4 años) generalmente la agresión es física y por motivos concretos. 

Hay menos estrategia, y si la hay, no siempre se puede sostener en el tiempo.

Un niño a esa edad puede tener una conducta de hostigamiento por un motivo un día y al siguiente olvidarse que eso ocurrió si no aparece el mismo estímulo.

Sin embargo, podrían considerarse a estas conductas “probullying”, que cuando son reforzadas por el entorno o no son interrumpidas por la maestra,  se consolidan como modelo de éxito. Esto es lo que aplicará más adelante cuando pueda organizar su conducta hasta llegar a una situación real de bullying.

En edades tempranas el bullying más frecuente es el físico directo (pegar, empujar) y el social directo (no dejarlo jugar).

Es común que muchos adultos que presencian estos hechos digan: “son cosas de chicos, ellos se arreglan solos”.

Las formas indirectas (hacer que los demás no jueguen con él) necesitan más planeamiento y ya empiezan a observarse en el preescolar.

En la primaria y secundaria

Entre los varones el desarrollo físico tiene un rol fundamental y entre las mujeres las habilidades comunicativas.

En los primeros grados se forman los subgrupos: el líder, los seguidores, los que no se meten, los que intentan defender, los que sufren el hostigamiento.

A medida que los niños son más grandes y entran en la adolescencia la sexualidad juega un rol importante entre los pares.

El peor hostigamiento para una mujer adolescente es que la traten como una chica “rápida y fácil” y para los hombres como que no saben “levantarse a una chica”.

¿Quiénes son los protagonistas del bullying?

  • El hostigador: el “bulero”. El que idea el hostigamiento y no siempre es el que lo ejecuta. Es el que decide cuales son las reglas y quienes quedan fuera de ellas.
    Es el líder del grupo (el capito, el “top”, el ganador, el popular) y tiene necesidad de demostrar fuerza y poder.
  • El hostigado: el “buleado”. Si no puede defenderse ya sea física o verbalmente seguirá siéndolo hasta que otro tome su lugar o hasta que pueda haber una intervención de un adulto.
  • Los seguidores: los que apoyan al líder. Son los que soportan el hostigamiento, los que muchas veces lo ejecutan y los que festejan todas las acciones del líder. Sin ellos el bullying no tendría sentido para el líder (para ser popular tiene que haber otros que lo idolatren).
  • Los espectadores: pueden tomar distintas actitudes: los que miran sin decir nada (la mayoría silenciosa), los que se ríen de lo que pasa, y los que intentan detener el hostigamiento ya sea directamente o reportándolo. Los integrantes de este último grupo son los de mayor riesgo a ser los próximos hostigados, siendo este el motivo por el cual son muy pocos los que se atreven a delatar lo que pasa, de hacerlo serían catalogados de “buchones” (“soplones”).
  • El personal de la escuela: los maestros, los preceptores, los directores, el conductor del micro, son los que deben detectar el bullying e intervenir inmediatamente.
  • Los padres: son los responsables de detectar cambios en sus hijos y conversarlo con las autoridades del colegio

¿Quiénes son las víctimas del bullying?

Algunos autores consideran víctima al hostigado y victimario al hostigador.

Todos los que participan en el bullying en alguna medida son afectados por el mismo; es decir que las víctimas son todos los que están involucrados.

El niño hostigado tiene más riesgo de padecer enfermedades psíquicas y físicas tales como depresión, fobia escolar, ansiedad, trastornos de aprendizaje, cefalea, dolor abdominal, fiebre, diarreas.

Se observó que el hostigador también puede padecer cuadros de ansiedad, trastornos de conducta y  baja autoestima.

Un niño hostigado puede transformarse en hostigador, y este es el que tiene peor pronóstico. Hay niños que son buleados en un medio; y en forma reactiva buleadores en otro ambiente. Esto se da con niños maltratados por sus padres o hermanos, que en la escuela son hostigadores.

Por otro lado, los espectadores también pueden padecer cuadros psiquiátricos si lo que ven es muy grave y no tienen posibilidad de frenarlo.

¿Cómo puede detectarse el bullying?

El hostigador generalmente actúa cuando los adultos no están presentes: en el recreo, en el pasillo, en el baño, por Internet, por teléfono, enviándole mensajes.

El hostigamiento la mayoría de las veces es rápido y oculto, y el que reacciona inadecuadamente es el hostigado a quien finalmente terminan retando.

Un ejemplo es un niño que empieza a gritar luego de que le sacaron las hojas, le tiraron los útiles, lo pincharon, lo insultaron, todo en forma oculta.

Pero la maestra escucha sus gritos (reacción que aparece como desmesurada por parte del acosado) y termina amonestándolo.

Y esta es la segunda etapa de triunfo por parte del bulero: ser tan hábil como para provocar en los adultos la sanción a su víctima mientras el disfruta de su propia sagacidad al tiempo que es festejado por sus seguidores.

Algunos signos que podrían hacernos sospechar de que un niño está siendo hostigado:

En su casa (que podrían detectar los padres):

  • No quiere asistir a clase
  • Síndrome del domingo a la tarde: síntomas físicos
  • Golpes y moretones injustificados
  • Irritabilidad, nerviosismo, cambio de carácter
  • Tristeza
  • Insomnio
  • No tiene más ganas de ver a sus amigos, ni de salir de su casa
  • Pérdida de objetos
  • Pérdida del dinero que le dieron para el recreo
  • Cefalea, dolores abdominales

En el colegio:

  • Se ausenta frecuentemente
  • Falta de integración con pares
  • Descenso del rendimiento académico
  • No entrega la tarea cuando siempre lo hizo (quizás se la robaron)

El Bullying es causa de cuadros psiquiátricos tales como depresión y trastornos de ansiedad.

El peor final de un bullying sostenido y sistematizado puede ser la muerte.

El hostigado puede morir ya sea por suicidio o por recibir fuertes palizas de los hostigadores hasta el punto que le ocasionan la muerte.

Hubo casos en que el hostigado se sintió tan atrapado en esta situación, que la resolvió matando a sus hostigadores (Ej: en EEUU el caso Columbine –sobre el cual tratan los films “Bowling for Columbine” de Michael Moore y “Elephant” de Gus van Sant-, en Argentina el de Carmen de Patagones).

¿Qué hacer cuando se sospecha que hay bullying?

Las intervenciones no son iguales para todos los casos y hay que evaluar cada situación.

Intervenir en bullying exige asistir tanto al agredido como al agresor.

Ante todo hay que tomar medidas de urgencia: si se detectan conductas de acoso hay que detenerlas en el momento en que se producen.

Hay algunas claves para prevenir el bullying en el colegio:

  • Identificar conductas de hostigamiento en la escuela (formar a todo el personal de la escuela para que sepan que es el bullying)
  • Armar reglamento de convivencia entre los alumnos
  • Fomentar la ayuda entre pares
  • Diseñar métodos de resolución de conflictos entre pares
  • Corregir al alumno ante cualquier conducta de exclusión de un par
  • Amonestar ante cualquier conducta agresiva ya sea física o verbal
  • Fomentar actividades de convivencia
  • Poner supervisión en el recreo
  • Armar un sistema para que los alumnos puedan reportar casos de hostigamiento.
  • Armar reuniones entre padres y profesores
  • Enseñar a los alumnos que el que ayuda a un compañero nunca es un “buchón”

En caso de que se detecte un caso de bullying hay que:

  • En primer lugar detener la agresión
  • Citar a los padres del agresor y del agredido para informar la situación (por separado)
  • Intentar que el agresor se identifique empáticamente con el acosado
  • Elaborar con el hostigador un compromiso por escrito de no agresión
  • Enseñar técnicas de afrontamiento al hostigado para que pueda afrontar futuras situaciones conflictivas (mejorar habilidades sociales y de comunicación)

Lo que NO hay que hacer si un padre detecta que están hostigando a su hijo:

  • Ir a hablar con los padres del agresor: personal o telefónicamente.
  • Ir a protestar agresivamente al colegio: perderá veracidad el hecho
  • Incitar a que el niño se defienda: si no lo hace es porque no puede

Un niño que es hostigado es un niño en riesgo grave
Un niño que es hostigador es un niño en riesgo grave
Una sociedad que acepta en silencio una relación hostigador-hostigado es una sociedad en riesgo muy grave (Dr. Miguel Ángel García Coto)

Equipo Bullying Cero Argentina
grupocidep@fibertel.com.ar

Dr. Miguel Ángel García Coto – psiquiatra de niños
Lic. María Zysman- psicopedagoga
Dra. Flavia Sinigagliesi- pediatra
Profesora Mariana Kelly – maestra de grado
Dr. Jorge Srabstein  -psiquiatra de niños (USA)

volver