Sindrome premenstrual e inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina*

Un 60% aproximadamente de las mujeres que presentan el SINDROME PREMENSTRUAL (SPM) tienen síntomas que se agravan los días previos a la menstruación. Las pacientes reportan al menos 1-2 de los siguientes síntomas, los 5 días previos a la regla en por lo menos tres ciclos:

  • Depresión
  • Irritabilidad
  • Cambios en el humor
  • Enojo fácil
  • Ansiedad
  • Confusión
  • Deterioro social
  • Opresiones en los pechos
  • Malestar abdominal
  • Cefaleas o migrañas
  • Dolores uterinos
  • Entumecimiento de las extremidades

Estos síntomas se presentan en varios ciclos y no están relacionados con ningún fármaco, ingesta de hormonas, ni abuso de alcohol o drogas.

                               ACOG Practice Bulletin. 2000. Number 15, April.

Muchas veces ciertos desórdenes o afecciones previos se agravan con el SPM:

  • Depresión
  • Trastornos de Ansiedad
  • Trastornos alimentarios
  • Abuso de sustancias
  • Alergias
  • Asma
  • Convulsiones
  • erpes
  • Cefaleas
Los ISRS (inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina: sertralina -Zoloft, Atenix-; fluoxetina -Prozac, Foxetin-; paroxetina -Psicoasten, Aropax, Paxil-), que se usan en las depresiones y en trastornos de ansiedad, pueden ser considerados como una opción de primera línea para el SPM, dado que diversos estudios reportan su eficacia para los síntomas emocionales y físicos, con buena tolerabilidad.

Los fundamentos básicos de su acción son que en la producción del SPM interviene un eje hipotalámico-hipófiso-gonadal (va del hipotálamo, pasa a la hipófisis y luego a los órganos genitales –en este caso los ovarios-) y un sustrato dado por los neurotransmisores.

Sabemos que la secreción de hormonas hipotalámicas es regulada por varios neurotransmisores, entre ellos por el GABA, la norepinefrina, la dopamina y la serotonina.

Esta última juega un rol en la interfase con las hormonas ováricas. Por ejemplo, la serotonina acelera el paso de la progesterona en allopregnanolone que activa el receptor GABA.

Los ISRS no interfieren con los anticonceptivos orales.

Hay dos posibles abordajes de tratamiento del SPM con estos fármacos:

1-uso intermitente

2-uso continuo y de larga duración.

Muchas mujeres tienen una recaída cuando suspenden el tratamiento con ISRS en el primer o segundo ciclo.

En cambio fueron bien tolerados y muy eficaces cuando se usaron más de 6 meses, y las pacientes así tratadas deberían ser reevaluadas regularmente luego de esos 6 meses.

Se lleva un registro de síntomas y signos y eventos adversos. Se toman escalas de evaluaciones psicológicas (se evalúa grado de ansiedad, si hay o no depresión).

En muchos estudios fueron efectivos con pocos efectos adversos. Fueron superiores sobre los antidepresivos no serotonérgicos.

Ciertos casos necesitan algún tipo de tratamiento hormonal, otros mejoran notablemente con fitoestrógenos (productos naturales como las isoflavonas de la soja, Cimicífuga racemosa, Dong quai o Agnus castus).

Varios estudios indican eficacia en tratamientos del Síndrome premenstrual (SPM) a largo plazo con Inhibidores Selectivos de Recaptación de Serotonina (ISRS), especialmente la sertralina, la fluoxetina y la paroxetina, con recaídas cuando se interrumpían tempranamente.

* Dr. Adrián Sapetti, médico psiquiatra

volver