Ataques de pánico

Dalí - "Aparición de una cara y un frutero sobre una playa" - 1938En otra sección de sexovida.com he hablado de las fobias y ataques de pánico cuadros que vemos cada vez con mayor frecuencia en la consulta psiquiátrica.

Es fundamental el diagnóstico precoz para implementar rápidamente el tratamiento y evitar un innecesario padecer. Sabemos que el ataque de pánico es más común en las mujeres, y muchas personas, a pesar de que lo sufren, no saben bien qué les está pasando y de qué se trata, al punto que los miembros de la familia los tildan de cuadros simulados (“se hace la loca”) o "histéricos”.

De acuerdo al DSM V (Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales, de la Sociedad Norteamericana de Psiquiatría) se podría definir un ataque de pánico como   un período discontinuo de miedo o incomodidad, sin un objeto determinado que lo genere ("temor sin objeto") en los cuales varios síntomas se desarrollan abruptamente y alcanzan su pico dentro de los 10 minutos. Aclaremos que si estos cuadros se repiten con regular frecuencia constituyen un desorden o trastorno de pánico.

Los ataques de pánico pueden ir asociados a cuadros de agorafobia que consiste en la ansiedad que despiertan lugares o situaciones donde la salida pueda ser dificultosa o donde no pueda disponerse de ayuda en el caso de padecer un ataque. Incluyen situaciones típicas como temor a quedarse solos en la casa o que no pueden dormir sin compañía, estar en una multitud o cruzar la calle, estar en un puente y no poder cruzarlo y quedarse paralizados, viajar en micros (buses), trenes, autos o subterráneos (“metro”). Esto lleva a que muchas personas no puedan salir de la casa o pueden hacerlo sólo si están acompañadas.

Una paciente me decía que ella siempre salía con alguien: amigas, hermana, hijos, el marido, compañeros, y que todos creían que iba siempre con gente por lo sociable que era; en realidad -por temor a padecer una crisis-, no podía salir sin alguien que la acompañara: es lo que se denomina “el acompañante contrafóbico”

ALGUNOS DE LOS SÍNTOMAS DEL ATAQUE DE PÁNICO

  • Palpitaciones o taquicardia o una sensación de que "el corazón salta del pecho"

  • Transpiración intensa

  • Temblores o sacudidas

  • Sensación de respiración corta o entrecortada, ahogos o que le "falta el aire"

  • Sofocos intensos

  • Dolor o malestar en el pecho

  • Náusea o malestar abdominal

  • Sentirse inestable, débil y extenuado/a, "con la cabeza vacía"

  • Mareos o vértigos

  • Sensación de terror, de desrealización (sentimientos de irrealidad) o de despersonalización (sentirse desapegado de uno mismo)

  • Miedo a perder el control o a volverse loco/a

  • Miedo intenso a morir

  • Miedo a padecer un ataque al corazón

  • Parestesias (calambres, hormigueos o "electricidad" en los miembros), entorpecimiento o sensación de parálisis, zumbidos en los oídos

  • Calores o escalofríos

Si alguien padeciera 4 o más de los anteriores síntomas, sin una condición médica que lo justifique, podría estar padeciendo un cuadro de ataque de pánico, para el cual hoy la Psiquiatría dispone de efectivas soluciones con tratamientos combinados (psicoterapéuticos y farmacológicos).

Estos cuadros, a pesar de ser tan dramáticos e invalidantes, suelen resolverse favorablemente con los recursos antes mencionados. Los fármacos más utilizados son:

Las benzodiazepinas:

  • alprazolam (en fecha muy reciente, un laboratorio argentino ha desarrollado una fórmula farmacéutica del alprazolam de uso sublingual –de acción rápida-)
  • clonazepam

Los antidepresivos de distintas series:

  • fluoxetina
  • sertralina
  • venlafaxina
  • mirtazapina
  • fluvoxamina
  • paroxetina
  • IMAO (inhibidores de la monoaminoxidasa)
  • clomipramina, imipramina.

Muchas veces combinamos los ansiolíticos con los antidepresivos, junto con las psicoterapias individuales o grupales, incluidas técnicas corporales y de relajación/ respiración.

El abordaje eficaz suele pasar por un abordaje múltiple.

volver