Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

"Retrato de J. Baretti"- Sir J. Reynolds - 1775El aspecto fundamental del TOC es que tienen recurrentes obsesiones o compulsiones que son severas pues consumen gran parte del día en estas conductas y causan marcada molestia o incapacidad. Estas personas reconocen sus actitudes como irracionales o excesivas pero no pueden dejar de hacerlas.

Podríamos definir las obsesiones (según el DSM IV) como imágenes, impulsos o pensamientos que son persistentes y recurrentes y que son vividos como intrusivos e inapropiados, causando ansiedad o incomodidad. Estos pensamientos e imágenes no son las preocupaciones típicas por los problemas de la vida cotidiana.

Estas personas que padecen TOC tratan de ignorar o suprimir estos pensamientos o de neutralizarlos con otros pensamientos o acciones cayendo en verdaderos y complejos rituales. Pero reconocen que estas imágenes o preocupaciones son producto de su propia mente.

Las compulsiones son definidas como conductas o actos mentales repetitivos (repetir palabras, contar, abrir y cerrar) con lo que las personas sienten que les permiten manejarse con las obsesiones y tratan de aplicar los rituales de manera rígida e inmutable.

Estas conductas repetitivas tratan de prevenir o reducir la angustia o los miedos. Pero estas conductas ritualistas son poco adaptativas, constriñendo la vida e impidiendo buscar una salida realista a esa angustia o a los miedos.

En cierto momento estas personas (salvo los niños) reconocen que sus obsesiones y compulsiones son excesivas e irreales. Estas actitudes producen marcada incomodidad interfiriendo con sus hábitos, trabajos y ocupaciones y  suelen insumir más de 1 hora del día en su realización.

En la sección Autotests hay una guía de evaluación para orientarse cuándo puede ser o no un trastorno obesivo-compulsivo, pero siempre el diagnóstico lo deberá hacer un psiquiatra.

Destacamos también que actualmente estos cuadros se alivian o solucionan con tratamientos psicoterapéuticos y farmacológicos.

volver